19 sept. 2009

Playa de Muerto, Indígenas y tortugas

Después de dos semanas recorriendo el interior del Darien por la selva y sus ríos color chocolate, ahora nos vamos a Playa de Muerto, un poblado indígena del que poco sabemos, salvo que el lugar es muy bonito. La llegada fue alucinante ya que la entrada a la playa es bastante peligrosa. Hay que pasar entre unas rocas y surfear a la vez las grandes olas del pacifico que rompen en la playa. Así que la llegada suele ser a todo gas entre las olas para luego frenarte en la playa. Al llegar no recibieron algunos del pueblo y nos llevaron a la cabaña para los visitantes. Un pequeño palacete comparado con los otros lugares en que hemos dormido en el Darien. La cabaña tenia colchón, hamaca en rente de la playa y un baño con ducha! Era perfecta!
Después de dejar las mochilas tuvimos que ir a registrarnos al puesto de policía de la playa. Para poneros en situación, estamos a 4 horas por mar de la frontera con Colombia y al ladito de la selva que a su vez une ambos países y donde el narcotráfico se mueve entre las olas. Los polis enseguida te toman los datos y se acabaron convirtiendo en nuestros amigos y defensores, como veréis en un rato, de la particular guerra que Roberto y yo declaramos al pueblo. Y es que al cabo de unos minutos nos enteramos de que venían a diario tortugas a anidar a esta playa. La alegría que nos invadió al enterarnos fue inmensa, vamos a poder ver tortugas marinas poniendo huevitos!!! Aunque instantes más tarde nos avisaron de que el pueblo y los perros acaban cada mañana con todos los huevos puestos durante la noche. Algo penado por la ley, puesto que están en grave peligro de extinción, pero en estos rincones no hay ley que valga. Que bajón! Pero ahí empezó todo. Decidimos vigilar toda la noche las tortugas y disimular los nidos para que al día siguiente el pueblo y los perros no los encontraran. La primera noche fue increíble. Vinieron creo 3 tortugas de las cuales vimos 2. Es realmente impactante cuando ves la dedicación y empeño en hacer el nido. En total están como 40 minutos fuera del agua, algunas más incluso porque hacen un par de nidos en el suelo antes de poner los huevos de verdad. Cuando deciden hacer el nido empiezan a excavar a conciencia y con las patas traseras incluso cogen la arena como si fueran unas manos y tiran la tierra lejos. Cada rato las oyes respirar… impresiona mucho, ya que es el único ruido que emite el animal, son muy sigilosas. Otra cosa que impresiona son los ojos, ya que están llorando constantemente. En el pueblo cuenta la leyenda que lloran para transmitir compasión al que quiera matarlas, pero creo que no sirve de mucho. Cuando han cavado lo suficiente, empiezan a poner los huevos que son como pelotas de ping-pong. A continuación tapan el nido, lo disimulan como pueden y vuelven al mar. Ahora empieza nuestro trabajo, tapar el rastro y el nido. Parece algo fácil, pero el pueblo no es tonto y no se deja engañar fácilmente. La gente del pueblo se levanta entre las 5 y las 6 y empiezan a localizar los nidos así que nosotros madrugábamos con ellos para hacer de vigilantes. El nido que había a la vista de nuestra cabaña sobrevivió pero los que no podemos ver ni nosotros ni la policía desaparecen. No dejan ni un huevo de los 100 0 150 que pone la tortuga! Es indignante! Y no los comen por hambre, sino por placer. Y lo peor ocurre 2 playas mas allá, donde una mujer tiene a sus puercos sueltos y estos se los comen todos. Con Roberto comentamos hasta 30 agujeros (unos 5000 huevos saqueados). Es muy triste. Hemos hablado con todo el pueblo, le hemos explicado las consecuencias de comerse los huevos por activa y por pasiva, al alcalde, los niños, maestros, madres, abuelos, etc. Ellos nos escuchan pero… les entra por una oreja y les sale por la otra. Además antes solamente vivían 20 personas y ahora viven más de 100. A este ritmo en 10 anos no tienen ninguna tortuga. Ellos mismos dicen que hace 15 anos sabían a la playa más de 20 tortugas por noche, ahora en cambio solo 4 o 5 por noche. Y es que las tortugas ponen sus huevos en la misma playa en la que nacieron. Así pasamos 5 días, descansando, leyendo, vigilando nidos, paseando nadando, disfrutando de las puestas de sol y también enseñando y amenazando al pueblo. Por las noches, con los polis viendo las tortugas y disimulando sus huellas y nidos en la arena. En estos días estamos seguros de que por lo menos 6 nidos nadie los va a encontrar!! A parte de la gran decepción por el caso de las tortugas nos han tratado y cocinado mejor que en ningún otro lugar del Darien…
Nos llevamos un recuerdo muy especial de un francés, Armando, que descubrió este paraíso hace 35 años y ahora lleva un tiempo viviendo aquí. Nos traía cocos, naranjas, y nos enseno los alrededores y tuvimos conversaciones muy amenas.
Desde luego no olvidaremos nunca este lugar, por lo bueno y por lo malo. Al llegar a Panamá nos hemos puesto en contacto con 2 organizaciones que tienen programas de educación medioambiental y de protección a la fauna y flora y les hemos contado nuestra experiencia. Quizás ellos puedan hacer algo más que nosotros. Ya os contaremos!
No queremos que el caso de las tortugas “manche” el expediente de esta maravillosa comunidad indígena. Llevan cientos de años viviendo por estas tierras y tienen un respeto enorme por la naturaleza, por la selva, por sus tierras, árboles, plantas y un largo etc, y en parte gracias a ellos el Darien sigue siendo lo que es. La práctica de comer huevos es más o menos reciente, porque antes eran nómadas y hace tan solo 30 anos solo vivían 2 familias en esta playa. Ahora ya hay todo un pueblo instalado y el impacto es mucho mayor. Viven de la naturaleza, apenas contaminan y tienen costumbres que muchos deberíamos adoptar. Y lo peor de todo es que sus playas se llenan de plásticos y basuras que nosotros, tiramos al mar en nuestro mundo desarrollado. Creednos que es difícil y extraño pedirles y discutir con ellos para que cuiden a las tortugas cuando son ellos quienes están cuidando todo lo demás mientras nosotros, los occidentales, destruimos el planeta.
Nada más por hoy! Ahora estamos en la capital de nuevo, con Ana, Olivia, Dani y Benja, reponiendo fuerzas y organizando nuestra próxima aventura! Estamos pensando ir a bucear a un parque natural a ver tortugas y tiburones! Ya os contaremos!!! Esperamos vuestros comentarios ok??
Os dejamos las fotos aquí!
Un beso a todos! Cuidaros!
Uschi y Robert

4 comentarios:

Curu dijo...

Leporitoooooooooo!!!!!
LoVe U MiSS U

Patri dijo...

jajajaja! los salvadores de las tortugas!! ya os imaginamos tapando los nidos y a ursu super enfadada con todo el pueblo!jeje!
muy chulas las aventuras de la selva eh!
como deberes os obligo a comer mucho arroz y platano q ahora se notan mucho mas los kilitos q vais perdiendo (sobre todo a ursu q antes apenas se le notaba)!
besitos desde el desierto....patri+juan

Ricardo Ribalda dijo...

Hola Uschi y Robert:
Vemos que seguís bien, después de la vacaciones nos estamos poniendo al día de vuestra aventura.
Lo que escribís de los nidos de las tortugas lo vimos nosotros también en la Riviera Maya:
http://mundoporlibre.com/2009/08/viaje-la-riviera-maya-y-cancun-mexico.html
sentimos la misma impotencia que vosotros, es una lástima que por falta de civismo terminen por desaparecer las tortugas.
Buen viaje y un abrazo, Asun y Ricardo

Anónimo dijo...

Empezar a actualizar el BLOG chavales!!!!

Un besote a los 2