31 dic. 2009

Feliz 2010!!!!

A todos nuestros lectores....
FELIZ 2010!!!!!
Prometemos más fotos y aventuras para el próximo año, aunque reconocemos que será difícil superar el 2009! Esperamos que todos tengáis un 2010 espectacular, auténtico y que supere el presente año. Nuestros mejores deseos para todos vosotros!
El último mes lo hemos pasado en Perú y ahora estamos en Bolivia, donde hemos pasado las Navidades y pasaremos el último día de este año para recibir el próximo!
En breve colgaremos nuestras últimas aventuras y fotos. Hemos hecho dos trekkins en Perú, excursión en moto, salidas en bicicleta, unas Navidades boliviano-españolas divertidísimas, lugares espectaculares y millones de anécdotas con Bárbara y Jorge.
¡Hasta el próximo año y no dejéis de conectaros y de enviar vuestros comentarios!
Besos!!!!
Uschi y Roberto

17 dic. 2009

San Pedro de Atacama, por Ana y Arnau

Partimos desde Santiago de Chile rumbo norte y tras veintitrés horas de agradable y cómoda travesía en Tur line (autocar) llegamos al anochecer a San Pedro de Atacama. San Pedro se encuentra a una altura de aproximadamente unos 2.300m y una distancia de unos 100Km del nucleo urbano más próximo, Calama.
Nos acoge un austero y encantador pueblecito cuya vida se articula entorno a su calle principal, Caracoles.
Las casas construidas con ladrillos de adobe (arcilla, guano y paja), algunas de ellas pintadas de blanco y bellamente combinadas con puertas y ventanas azules, no tienen más de una planta de altura. Techos de madera de cactus cubierta por adobe o paja.
Muretes de adobe con ramas secas en su parte más alta para disuadir intrusos, calles de tierra árida peinadas por un vaivén de gente, coches y perros de buen ver atentos ante cualquier posible bocado.
Encarando la calle Caracoles se divisa en el horizonte una imponente y árida Cordillera que nos recuerda la vastedad del desierto atacameño que nos rodea.
Una plaza adoquinada exhibe el ayuntamiento, el museo arqueológico y la encantadora iglesia que ya es monumento nacional.
Nos llama la atención que esta seductora y cuidada estética no haya estado en detrimento de la gran oferta turística que San Pedro nos ofrece.
Gran número de alojamientos para el turista, restaurantes, cafés y agencias que nos ofrecen prácticas de “sandbord”, excursiones en bicicleta y a caballo atravesando valles y quebradas, visitas al valle de la Muerte y de la Luna, visitas al salar de Atacama, tour astronómico, treckings a los volcanes, visita a los Geisers del Tatio, visitas a las lagunas altiplánicas…
Es digno de ser mencionado el bien llamado “mal de altura”, “soroche” o “puna” que nos puede afectar e incapacitar físicamente si no es debidamente tenido en cuenta. Al iniciar un trecking o realizar una ascensión, la marcha debe ser medida y pausada con frecuentes paradas que permitan que el cuerpo se vaya aclimatando a la disminución de oxígeno.
La sequedad del ambiente es otra compañera de este desierto donde será por ello importante beber agua con frecuencia y cubrirnos para protegernos del Sol. Interesante el semáforo indicador de radiación ultravioleta que se encuentra junto al museo.
Durante nuestra visita a las lagunas altiplánicas de Miscanti y Miñique, a más de 4.000m de altitud, quedamos prendados de la armonía con que el indígena convive con la naturaleza. Ejemplar conciencia ecológica, respeto, agradecimiento, cuidado y amor a la “Pachamama”, la madre tierra que nos acoge y se nos ofrece generosa.
A menudo el indígena se ve ante el dilema de escoger entre seguir su vida plácida observando sus tradiciones y la tentación de una ganancia muy superior al servicio del turismo a costa de su intimidad.
Son frecuentes en San Pedro los cortes de suministro de agua, pues la combinación de las escasas lluvias, ni tan solo una semana en todo un año, y la cada vez mayor afluencia de turistas sin hábitos de conciencia en su consumo, lo hacen necesario.
Nos llevamos impreso en el corazón la emoción de las experiencias vividas en amorosa compañía, las rica sinfonía de marrones que exhibe la tierra seca y salada, sus sombras azuladas, su majestuosidad, nuestra pequeñez, su desnudez y austeridad, nuestras máscaras, sus cielos azules, límpidos y claros, su paz y su silencio, su generosidad y nuestra necesidad de un agradecimiento sincero. Sentimos el corazón colmado.
Ana y Arnau

8 dic. 2009

San Pedro de Atacama

Tenemos nueva visita!!! Chile está en el culo del mundo, pero parece haber sido el mayor punto de encuentro de este viaje! Esta vez son Ana y Arnau, hermana y cuñado de Uschi. Nos avisaron con un mes aproximadamente que nos vendrían a ver y así lo hicieron y lo mejor de todo es que venían 100% a la aventura porque no decidimos los planes que haríamos hasta que ellos llegaron a Santiago.
Aterrizaron en la capital chilena y teníamos 11 días para estar juntos. A su llegada, visitamos una bodega a las afueras de santiago e hicimos una pequeña cata de vino y después de conocer un poco Santiago, cogimos un bus a San Pedro de Atacama, que está en el norte del país. Tardamos 22 horas de bus para llegar!!!!, pero la verdad es que el viaje vale la pena porque cruzas más de 1000km de desierto y los paisajes son alucinantes! Ahora somos 5 viajando y las decisiones son un pelín más lentas y problemáticas, pero como siempre, todo ha salido impecable. No me voy a enrollar en este post, porque le hemos pedido a Ana y a Arnau que lo escriban ellos, pero os adelanto que hemos hecho todo tipo de actividades: dos excuriones en bici a 2500m, con pinchazos y rescate incluidos, hemos esquiado en dunas, hemos subido a un volcán de 5400m de altura(bueno, yo me quede en los 5100 porque me pilló un mal de altura que me dejo KO) pero el resto subieron como campeones!! visitamos el salar de Atacama, los altiplanos, el valle de la luna, el valle de la muerte y cada día nos sorprendíamos por sus increíbles paisajes desérticos, su luz, sus volcanes.... Impresionante! Pinchad para las las fotos y el siguiente post lo escribirá Ana y Arnau!
Besos
Uschi y Robert

5 dic. 2009

El tesoro escondido de Chile: Los Leria-Osés

A mediados de Octubre aterrizamos en Santiago de Chile. Una de las razones principales para volar a este país se remonta unos 8 años atrás, cuando en una reunión de la familia Osés conocí a Gina, una prima hermana de mi madre instalada en Santiago desde hace más de 20 años. Fue una conversación corta porque éramos tropecientos Osés pero me dijo algo así: “Si viajas a Latino América no te pierdas Chile... te esperamos!” ¡Dicho y hecho!, nos presentamos de un día para otro en casa de nuestra tía Gina, sin saber casi nada de ella porque la relación hasta ahora se había limitado a esa conversación de 3 minutos. Pues vaya vaya con “la tía Gina”, no tiene peligro ni nada!!!! Desde el minuto cero nos acomodó en su casa y sin darnos cuenta ya teníamos planificado un mes vista. Conocimos a Andrea, nuestra “nueva prima” que nos sacó a pasear por la noche Santiagueña, y nos ha cuidado como a sus mejores primos, a las amigas de Gina, Sonia, Patuchi, Carmen que nos cosieron a preguntas y respuestas y lo pasamos en grande con ellas. Y todo esto siempre con el toque especial de “tío Jaime”, el mayor gozador del universo, que nos ha hecho sentir como en casa o incluso mejor! Nos espera un mes de la leche, que ahora os intento contar. Hemos encontrado un tesoro escondido sin buscarlo: nuestra familia chileno-española.
Llegar a Santiago ha sido como volver a una capital europea. Después de tantos meses dando tumbos por el mundo, hemos aterrizado en una ciudad con una oferta cultural que triplica a todo lo que hemos visto hasta ahora. Ciudad financiera, un metro increíble, universidades, ferias, restaurantes, arte, museos y gente para todos los gustos. La primera semana la pasamos en familia en Santiago y en Cachagua, un pueblecito a pie de playa. Un buen libro, una buena comida, un paseo por la playa, una siesta de campeonato, un parchís y risas, muuuuuuchas risas con Gina y Jaime. Nos dedicamos al turismo y al relax porque pronto iba a empezar la marcha. Recibo un mail de Iñigo Orbaneja preguntándome “dónde estás que voy”. “Estamos en Chile, te esperamos!”. A los tres días aterrizaba Iñigo y se unía al viaje!. Gina y Jaime nos ofrecieron una casita en el sur de Chile y sin pensarlo ni medio segundo nos fuimos en autobús a Pucón, un lugar precioso con un volcán activo nevado desde la falda hasta su pico y con cientos de actividades deportivas para hacer. Estuvimos 3 días instalados de lujo. Creerme que estar en una casa, en tu habitación, una buena cocina y un largo etc no tiene precio cuando viajas en el plan que viajamos. Estábamos encantados! Hicimos un buen rafting, visitamos unas termas, disfrutamos de la casa y paseamos por los alrededores, pero nos quedamos con las ganas de subir al volcán que quedó casi siempre tapado por el mal tiempo. Y fue entonces cuando Angie, una amiga de Iñigo de Santiago nos llamó para invitarnos a pasar 3 días a casa de su “pololo” Rodo. Nos hicimos las maletas, autobús de nuevo y rumbo sur, hacia Puerto Varas para luego ir al Lago de todos los Santos, en la Reserva Nacional de Vicente Perez Rosales, donde nos instalamos en casa de “Don Rodo” (me encanta lo de Don...jejejeee). El sitio es sencillamente espectacular. Estamos en un lago, en una casita donde solo se puede llegar en barca, sin cobertura, ni coches ni ruidos. Solo la Naturaleza (en mayúscula porque lo merece) y nosotros, un grupo divertidísimo de 2 chicas canadienses, Rodo, Angie, Pato, Uschi, Iñigo y yo. Podría hablaros de lo bonito que es todo esto, de lo increíble que es el paisaje volcánico nevado, de lo verde que es todo y de la cantidad de agua y cascadas que hay, del color del agua del deshielo y de un largo etc, pero prefiero que veáis las fotos que seguro que lo explican mejor que yo. Pero las fotos tienen un problema, pues no explican lo bien que nos trataron los anfitriones, lo hospitalarios que fueron con nosotros, lo divertidos y atentos, lo simpáticos e interesantes y lo bien que nos lo hicieron pasar esos 3 días. GRACIAS Rodo, GRACIAS Angie y GRACIAS Pato!!!
Justo antes de irnos al lago, Jorge (mi primito del alma), me avisó también que se unía a nuestro viaje así que al volver a la civilización, nos despedimos de todo el grupo. Unos volvían a Santiago a currar, Iñigo volvía a Barcelona para estrenar piso con Inés (Obe, gracias por tu visita!!!!) y nosotros volvíamos a Pucón a recibir a Jorge. Como véis, no hemos parado!. BUUUUAAAAAAAAaaaa, vaya trío nos hemos ido a juntar! Con Jorge pasamos unos días en Pucón, haciendo deporte, pescando truchas, viendo llover (que no paró), haciendo excursiones en 4x4, aprovechando y exprimiendo todas las facilidades de la casa (paseitos por el jardín, hot tube...) y comiendo como reyes.
Pronto nos volveríamos a encontrar con nuestros tíos, pero esta vez lo haríamos en otro lugar, igual de espectacular que los anteriores pero con más encanto que ninguno, porque estuvimos 4 días en familia que no olvidaremos jamás. Estamos en Lago Ranco, en una casita con unas vistas al lago que sinceramente, no se describir, pero como diríamos algunos “se te caen los huevos al suelo”. No sé ni por donde empezar a explicaros todo lo que hicimos! Os voy a pegar un trocito de mi diario de cuando estuvimos ahí porque quizás es la mejor manera de explicar un día cualquiera en Lago Ranco: “Hoy me he despertado cuando el cuerpo me lo ha pedido. Lo primero que he hecho ha sido dedicar 25 minutos a la meditación. Hace más de 3 semanas que no me sentaba y empezaba a preocuparme. Después me he vuelto a meter en la cama a disfrutar del ventanal de cristal con vistas al paraíso. Una explosión de trillones de verdes, azules, grises y plateados del lago. Me he despertado por segunda vez. Dulce despertar. Es increíble salir de la habitación con las pilas puestas y dar los buenos días a la Familia. Somos tres Osés!!!. Un desayuno de esos de 45 minutos, primero salado, luego dulce, leche recién ordeñada de la vaca Jacinta y recién hervida, mermelada de los frutos del jardín, pan casero recién horneado y huevos recién puestos por las gallinas de tío Jaime. Una maravilla. Tras una digestión todavía en pijama, una hora larga de yoga, con Gina de profe. Unos minutos de relajación de todo el cuerpo para acabar. Volver a despertarse en el paraíso por tercera vez. Un té. Un paseo por los alrededores de 3km, siempre cambiante. Vuelta a casa y cervecita en Familia, aperitivo y comilona…” no sigo porque no me creeríais!!! No hace falta que os diga lo bien que lo pasamos!!! Hicimos deporte todos los días, probamos los cochinillos de tío Jaime, los corderos, empanadas riquísimas, fuimos a visitar el jardín de rododendros y azaleas más grande de Chile, que está en un campo de golf privado, bajamos al lago, paseamos por las montañas, vimos buenas películas, siestas en el salón con la chimenea chispeando y todo siempre en compañía de Chufi, y sus cachorros, 3 galgos preciosos y cariñosisimos que aprovechando la presencia te Jaime dejaron los piensos, para comer como auténticos reyes. Lo pasamos chaaaaaaaaaaancho!!!
Al irse Gina y Jaime de nuevo a Santiago, nos quedamos los tres unos días más por el sur y aprovechamos para visitar toda la zona. Hicimos un rafting impresionante por un río cerca de Puerto Varas que debería estar 2 grados porque pasamos un frío pelón! Recorrimos en 4x4 la isla Chiloé, perdiéndonos por sus carreteras, rincones, playas y parques naturales. De vuelta comimos por dos duros en un buen restaurante que nos costará olvidar por lo que nos reímos los tres juntos, y pasamos el último día encerrados en la casa del Lago Ranco, bajo un diluvión de agua y frío que nos mantuvo debajo de la mantita 24horas...
Volvimos a Santiago para pasar los próximos días en familia de nuevo. Jorge preparó una cena en casa de Gina y Jaime para sus amigos que todavía hoy se están chupando los dedos, salimos a conocer la noche santiagueña con Andrea y recibimos a nuestra próxima visita: mi primo Antoine, que vino a Santiago por temas laborales y que aprovechamos para escaparnos a la playa, hacer surf, beber buen pisco, y en definitiva pasar los días juntos. Yo cada vez que analizaba la situación alucinaba. Estar en casa de nuestra “nueva” familia chilena, Jaime y Gina liderando el finde, en compañía de mis primos prefes Jorge y Antoine, con nuestra “nueva” prima Andrea... que si vamos a hacer surf, que si la puesta de sol en el yakuzi, que si un paseito a la playa, que si nos escapamos a pasar el dia a Valparaíso, no sigo que me odiaréis..............
Y así hemos pasado nuestro primer mes en Chile. Como veis el viaje va dando bandazos de un lado al otro. Ahora nos ha tocado el lujo, la familia y los amigos. Hemos dejado los hostales incómodos atrás y las experiencias intensas de Asia o de la selva panameña para vivir en familia las siguientes aventuras. La verdad es que hemos disfrutado al máximo todos los días, aunque con tantos contrastes entre el antes y el ahora os podéis imaginar lo fácil que es pensar continuamente en Kent School (cole de Nepal), en nuestros amigos los monjes y en todo lo que vamos dejando atrás.
Pues nada, solo nos queda mandar un beso enorme a nuestro tesoro chileno, hasta ahora escondido, Gina, Jaime y Andrea y dar las gracias a todos los que nos habéis recibido en este maravilloso país.
AH!!!! y sentimos tardar tanto en actualizar el blog, pero como habéis podido comprobar, con tantos planes y cosas que hacer es casi imposible escribir.
Os dejo aquí varios links de fotos de Chile. Espero que os gusten!
Chile3 (faltan fotos, pero es que hay taaaaaantas que no sabemos por donde cortar!)
Y a quien le gusten las flores que entre en esta galeria
Besos a todos,
Uschi y Robert

16 oct. 2009

Últimos días en Panamá…


Ya estamos en Chile… y es que ya tocaba cambiar de aires!!! Unos días más y nos quedamos en Panamá para siempre!!
Estas últimas 2 semanas en Panamá las hemos pasado entre las montañas, la City y La Casita Rosa.
Pasamos un fin de semana divertidísimo con 2 medio panameños: Carla, francesa, y Alexei, Ruso. Ambos amigos de Antoine el primo de Roberto. Con ellos estuvimos en un lugar llamado El Valle, está situado en el cráter de un volcán que explosiono hace 5.000 años ni más ni menos. Y efectivamente, es como un valle muy verde en lo alto de una montaña pero rodeado de montañas más altas aun.
El Valle está lleno de cascadas, excursiones, balnearios… pero al final nos decantamos por una autentica e increíble excursión a caballo, por buenos manjares y un poco de música entre copitas. La excursión a caballo duro como 3 horas y fue divertidísima!! Empezamos al paso cada uno intentando conocer a los caballos… el mío era un vago impresionante de estos que si no corre el de delante el no mueve ni una herradura!! Me pasé el viaje entero intentando que trotara de modus propis pero… nada!! El de Roberto, en cambio era el más obediente e independiente de todos, molaba mogollón! Bueno pues la excursión empezó tranquilita… el tiempo se estaba portando bien y nosotros pues también… pero como es costumbre en estos países del trópico cada día viene una pequeña dosis de lluvia tropical y esta no tardo en llegar y en forma de tormenta en toda regla. No había pasado ni una hora y ya estábamos totalmente chopos. Pero totalmente… los zapatos nos hacían chof-chof encima del caballo… y con la lluvia nos empezamos a animar y prácticamente la vuelta fue al galope!! Lo mejor de todo fueron los últimos minutos antes de llegar, íbamos todos al galope muertos de la risa, chopos y gritando sin parar!!! Yuhuuuu! Ahora sí, ninguno de nosotros olvidamos rápidamente esta excursión… ya que el culo nos ha dolido durante bastantes días!!!
Por las noches vinitos, copas, música, billar y muchas risas con Carla y Alexei, que a pesar de acabarlos de conocer, fue como si nos conociéramos desde hace muchísimo tiempo.
Tras este divertido fin de semana volvimos de nuevo a casa de los que han sido como nuestra familia aquí en Panamá en estos casi 2 meses Ana, Dani, Benja, Olivia y Cesar. Hemos estado toda una semana en su casa, que es como estar en casa y un Kit Kat en el viaje… que nos ha servido para cocinar un poquito, ver alguna peli, Roberto y Benja jugar cada noche a la WII y también preparar el fin de semana de despedida en La Casita Rosa y que además era mi cumple.
La Casita Rosa es una casa preciosa en una isla a una hora y media de Panamá. La casa tiene de todo: piscina, zona para tomar el sol con sus tumbonas, barbacoa, una mini playita, hamacas para descansar y encima buen tiempo!! El fin de semana fue genial y muy divertido. Lo pasamos jugando todos al UNO, tostándonos al sol, bebiendo GinTonics, comiendo como focas, leyendo, jugando a los tiburones con Olivia y durmiendo.
Ahhhh, y cumpliendo 1 año más… el plan de estar todos allá ya era un plan perfecto para ese día así que no me esperaba nada y menos aun soplar un 2 y un 7 chulísimos (que tengo como recuerdo en la mochila) comer un super pastel de merengue de colores estilo Panamá, por cierto buenísimo, y menos aun la camiseta que me regalaron, que me la he puesto desde entonces casi todos los días!!!! GRACIAAAAS!!! La verdad es que desde el primer día lo pasamos genial con ellos y esperamos volverlos a ver muy pronto… o por aquí o en Barcelona.
Un fin de semana del que hemos vuelto todos con unos kilitos de más y las energías recargadas. Pero como todos los momentos buenos pasan volando, no nos habíamos dado cuenta y ya estábamos de vuelta a la City, pero esta vez para hacer las maletas e irnos a Chile donde ya estamos preparando las nuevas aventuras.
De Panamá nos llevamos buenísimos recuerdos tanto de las personas como de los maravillosos lugares en los que hemos estado, es un país precioso y mas que recomendable. En el que se pueden ver mil cosas distintas desde playas caribeñas a playas pacificas, desde autenticas selvas tropicales a montañas peladas y volcanes, desde flora de ensueño hasta fauna que te quita el sueño, desde indígenas a locales, desde rascacielos tipo Neoyorkinos hasta tambos (o chabolas de paja), desde Malls que te quitan el aliento a tenderetes en que venden sólo calcetines, etc. Es un país con un pie en EEUU y el otro en el pasado. Un país que ha tenido un crecimiento reciente espectacular pero no siempre impulsado por ellos mismos ni cuidando de lo suyo.
Y nada, os dejamos las fotos para que veáis nuestras últimas vivencias de Panamá en familia.
Un beso a toooodos,
Uschi & Roberto

15 oct. 2009

El cambio climático, una constante en este viaje.

Hoy es un día especial para los blogers como nosotros. Hoy se celebra el Blog Action Day en todo el mundo a través de la página http://www.blogactionday.org/. Se trata de que todos los blogers escribamos sobre el mismo tema y lo publiquemos el mismo día. Nos hemos juntado unos 8000 blogs de 140 países diferentes, de temáticas acerca de política, viajes, periodismo, medicina, ciencia, cultura, deporte, sexo, y un sin fin de temáticas más. Pues bien, hoy todos nos juntamos para hablar acerca del cambio climático.
Si hacemos un rápido repaso de los destinos que hemos elegido en nuestro viaje, veréis que todos tienen un factor común: los efectos negativos del cambio climático. La india ha sufrido este año la sequía a lo largo del mes de Junio más fuerte de los últimos 83 años, pero eso no es lo peor, ya que toda la lluvia que faltó en un mes se concentró en el siguiente en pocos días, inundando por completo regiones y ahogando así las pocas esperanzas de los campesinos del país. En Nepal, ascendimos al campo base del Anapurna y desde ahí vimos los restos de un glaciar que hace 20 años era gigantesco y hoy está casi completamente derretido. Más tarde vimos como los campos de maíz de los padres de los alumnos del cole donde estuvimos se secaban por momentos y comprendimos el significado y la importancia de los monzones tanto en cantidad de agua como en su puntualidad a la hora de llegar. En Birmania, vimos de cerca las condiciones infrahumanas en las que viven las víctimas del ciclón Nargis, algo horrible con historias espeluznantes que no queremos compartir ahora mismo. Y eso que el ciclón fue hace más de un año. En Panamá, hemos visto la terrible deforestación de la selva que el hombre (todos nosotros) está haciendo. A pesar de su importancia tanto para miles de especies como para el propio ser humano, el país está completamente arrasado. Hasta en los rincones más remotos de la selva que pudimos llegar, vimos a indígenas cortando arboles y rociando la madera con químicos para transportarla flotando por los mismos ríos de los que beben y viven. Ahora estamos en Chile y todavía no hemos vivido en primera persona nada en concreto, pero ya he leído artículos poco esperanzadores que hablan del deshielo de glaciares, de la subida del nivel del mar, y del impacto irreversible que está teniendo en la industria pesquera y de la contaminación que emite la industria minera. De todo esto que os cuento podríamos hablar horas y horas y dar datos y cifras espeluznantes pero hemos llegado a un punto en que las cifras ya no nos asustan, los números no los sabemos cuantificar y son tantos los horrores que vemos en los medios que cualquier cosa es simplemente "una cosa más". ¿Hasta cuándo?
No podemos hablar por todos, pero sí podemos generalizar acerca de nuestra sociedad. Vivimos en un mundo (o mejor dicho en una burbujita) en el que no tenemos tiempo. Siempre vamos a contrarreloj. No tenemos tiempo para nosotros mismos, cada día tenemos menos espacio para nosotros y es difícil permanecer 2 minutos en silencio para reflexionar acerca de lo que vemos, leemos, vivimos, etc. Además nos están enseñando a vivir en un mundo muy individualista, el "mundo del yo" donde lo más importante es MI éxito como individuo, MI trabajo, MI cuenta, MI casa, Mi ipod, Mis favoritos MI MI MI MI... ¿algún día pensaremos en MI planeta? o ¡como es NUESTRO y no solo MIO ya pensaran los demás?
Si algo estamos aprendiendo en este viaje es que 6.000 millones de personas vivimos en un MISMO planeta que compartimos para lo bueno y para lo malo (ya he dado una cifra y eso que no quería hacerlo!!). Y éste es el mismo planeta que heredaran las siguientes generaciones. Para el clima, no existen fronteras, ni países, ni razas, ni estatus social ni nada de nada. El clima cambia y sus consecuencias nos afectan a todos. Uno de los principios budistas que aprendimos en Nepal es la interdependencia de las cosas. Cada una de nuestras acciones, cada una de nuestras palabras e incluso cada uno de nuestros pensamientos tiene sus consecuencias en los demás. Como cada causa tiene muchos efectos casi todo lo que ocurre está interconectado y es dependiente de otras cosas. Nuestros actos, pensamientos, palabras, crean un efecto en los demás y las reacciones de los demás causan un efecto sobre nosotros en una cadena interminable en la que todos los eslabones son interdependientes entre sí . ¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que cada uno de nosotros debemos ser CONSCIENTES de lo importantes que somos como individuos porque tenemos un enorme poder sobre todo lo que nos rodea.
Desde nuestro punto de vista, el primer paso y más importante para que todo esto empiece a cambiar es que seamos conscientes de lo que está pasando. El siguiente paso es actuar. El primer paso depende solamente de uno mismo. Debemos olvidarnos por momentos de nuestro día a día y encontrar momentos para pensar y reflexionar acerca de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Está claro que por mucho que nos bombardeen con noticias catastróficas y con un sin fin de documentales acerca de este tema, y por muchos blogers que nos juntemos para tratar este tema, si no dedicamos un tiempo a reflexionar a cerca de todo esto , la situación jamás cambiará. Si conseguimos ser un poco más conscientes y salir de la burbuja en la que vivimos, el siguiente paso llega solo. ACTUAR! Podemos actuar de mil millones de maneras diferentes. Para nosotros lo más importante es nuestro comportamiento en el día a día a la hora de consumir recursos energéticos, a la hora de comprar lo que "necesitamos" para vivir y a la hora de reciclarlo, y en todas esas pequeñas cosas y actos que multiplicadas por todos los que somos pues tienen unos efectos brutales. Además hay miles de organizaciones que nos informan diariamente de lo que está ocurriendo a las que podemos hacer donativos o colaborar como voluntarios o apoyar diferentes iniciativas. Cada uno debemos intentar hacer lo que esté en nuestras manos para intentar frenar un poquito esto. Por suerte hay una amplia oferta para todos los gustos. Y SÍ, por poquito que hagamos TODO CUENTA!
Bueno familia, amigos, lectores, blogers.... espero no aburriros con estos temas. Para que esto tenga un poquito de éxito os agradecería que hicierais un comentario en este post. No pretendo abrir una discusión ni un foro, pero si os agradeceríamos un pequeño comentario o crítica o lo que creáis conveniente. Recordad que está la opcion de hacer comentarios anónimos.
Mientras tanto, os copiamos una cita de Robert F. Kennedy muy interesante que creemos que nos puede ayudar a reflexionar: "Pocos tendrán la grandeza para alterar la historia; pero cada uno de nosotros podemos trabajar para cambiar una fracción de los acontecimientos, y en la suma de todos esos actos se escribirá la historia de esta generación... Es a través de muchos actos anónimos de coraje y de creencia que la historia de la humanidad se configura. Cada vez que un hombre se levanta por un ideal, o actúa para mejorar la suerte de otros, o lucha contra la injusticia, envía una diminuta onda de esperanza, y cruzándose unas y otras desde millones de centros de energía y de cuidado, esas ondas construyen una corriente que puede barrer las murallas más poderosas de la opresión y la resistencia."
También podéis ir a este post que publicamos hace un tiempo que quizás pueda ayudarnos a la reflexión.
Gracias a todos por leernos y animo con esos comentarios!
Besos muy fuertes desde tierras chilenas!
Uschi y Robert

2 oct. 2009

Sta Catalina: sol, olas y muchas cervecitas

Después de unos días en “casa” recuperándonos de nuestras aventuras darienitas, decidimos ir a pasar unos días a Sta Catalina, con la intención de hacer surf, bucear y pasar unos días tranquilitos sin movernos demasiado, asimilando todavía todas las aventuras que estamos viviendo. Santa Catalina es un lugar conocido por sus olas, donde muchísimos surferos, tanto locales como de otros muchos países vienen a surfear esta ola, considerada la mejor de Panamá. Al llegar nos instalamos en unas cabañitas frente al mar, un lugar muy tranquilo, bonito, verde y una vez más, tenemos esa sensación de haber encontrado un rinconcito perfecto para pasar unos días.
El primer día, conocimos a Sigor, un chico de Bilbao que fue el profe de surf de Uschi. Lo primerísimo que hicimos fue pillar unas tablas, profe para uschi y al agua patos!!! Que divertiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiidoooooo. Aquí hay varios sitios para surfear, pero nosotros solo nos hemos metido en las olas de playa estero, que son pequeñitas y facilitas porque los demás sitios dan miedo del tamaño y las rocas que hay. Uschi a los diez minutos de clase ya se levantaba en todas las olas! Tenía una sonrisa que no le cabía en la cara! Yo me partía de la risa porque cada vez que se levantaba en la tabla miraba al profe y me buscaba por el agua para ver si la estaba mirando mientras iba gritando yuuuuhuuuuuu. Yo mientras tanto me iba a las olas de un poco más atrás, y empecé con mis clásicos revolcones y tortazos con las olas. Yo me pase absolutamente todo el día en el agua y uschi un poco menos pero también. Saliamos siempre del agua con una sonrisa bien grande!! Acabamos los dos llegando a nuestra cabaña completamente destrozados y agotados. Esta semanita promete!! Eso sí, las marcas y heridas que tenemos del surf son tremendas!
En Sta Catalina, tampoco hay comercios, no hay cobertura ni cajeros, ni facilidades de ningún tipo y poquísimos turistas porque estamos en época baja. A pesar de haber poco movimiento, no sé como lo hacemos pero siempre nos cruzamos en el camino con gente encantadora y así conocimos a Jimy, Morena y su hija Jade y también a kristen y Jeena. Hemos hecho grupito de playita y acabábamos casi todos los días tomando cervecitas o cenando por ahí o haciendo algún plan divertido, como el de organizar una excursión a Isla Coiba, que fue tan espectacular que Uschi os lo contara en el siguiente post, porque aquí ya veis que no hay demasiado que contar… Ah sí!!! Hemos salido por la noche por primera vez en el viaje!!! Si… nos fuimos a una fiesta y duramos hasta las 12:30 de la noche! Jajajja
Bueno, no os aburro mas con esto, os dejo AQUI unas fotos del lugar y de nosotros intentando surfear. Leeros el siguiente post (El de Coiba) que es mucho más interesante que este!
Gracias por seguir leyéndonos y viajar con nosotros!!
Uschi y Robert

29 sept. 2009

Como peces en el agua!

29 de septiembre un día para no olvidar. Después de una semana unos perfeccionando el surf y otros, yo, aprendiendo a aguantarme de pie en una tabla nos hemos ido de excursión Isla Coiba. Esta isla es patrimonio de la Unesco y forma parte de la misma cadena montañosa que las Galápagos y con la suerte de que en ella habitan 4 gatos, los miembros de ANAM (Autoridad Nacional del Ambiente de Panama) .
Toda la isla y alrededores es parque nacional. Así que prohibido cazar y pescar!!! La isla tiene más de 17 especies diferentes de cocodrilos, pájaros y monos únicos en el mundo junto con un lardo etc de plantas y arboles unicos. Nosotros solo hemos ido a pasar el día pero que día!!! Roberto ha cogido otitis de tanto surfear así que el ha estado haciendo snorkeling , siguiéndonos a los buceadores y visitando la isla mientras yo hacia inmersiones y que inmersiones!!!jeje!
Hemos hecho un total de 3 inmersiones. Yo al principio estaba casi con taquicardias porque nos habían dicho que veríamos tiburones segurísimo y estaba cagadita por ello. Pero en el momento de saltar al agua no sé porque pero… bluff, se esfumaron todos mis miedos. A pesar de que el primer bicho que teníamos debajo era un tiburón!! Aaahhh!
Hemos visto trillones de peces diferentes. Hay momentos en que no puedes focalizarte en ninguno y solo te puedes quedar boqueabierta observándolo todo como si de un teatro se tratara. Mil peces de mil colores y de mil tamaños cada uno a su rollo chirimollo. Que si comiendo coral, que si molestando a la morena, que si uno persigue al otro, que si un banco de peces de paseo, que si otros que se te acercan prudentemente a mirarte, que si otros se hacen pasar por rocas, corales, etc. Incluso me atrevería a decir que ves la personalidad de cada uno!! Unos amables, otros curiosos, amenazantes, tímidos, orgullosos, delicados, graciosos, coquetos, estirados… Entre todos ellos hemos visto muchos peces de colores, barracudas, tortugas, pez pipa, pez payaso, pez ángel, pez sapo, langostas, meros enormes , morenas de varios colores y tamaños, muchos peces globo diferentes y una infinidad de peces de los que no sabemos sus nombres… y por supuesto muchos tiburones todos de punta blanca. Este, es un tiburón de arrecifes y no ataca al hombre, afortunadamente. El más grande de estos mide 2 metros asi que las taquicardias que esperaba no llegaron.
Anteriormente había buceado en arrecifes de corales, pero nunca lo había hecho a mar abierto. Coiba esta en el Pacifico y por aquí pasan muchísimas especies marinas que emigran de un lugar a otro siguiendo las corrientes. Aquí no se ven corales ya que buceas en roca. Es decir, están las rocas, nosotros y luego tooooooodo el pacifico! La verdad es que da un poco de yuyu y además estas rodeado constantemente de peces muy muy grandes!
Entre los mamíferos que vienen mas aquí en esta época del año se encuentran las ballenas jorobadas. Estas vienen a parir y luego se van con su bebe. Hemos visto dos parejas de mama con bebe desde muy de cerca. Se te pone la piel de gallina, sobretodo cuando las ves saltando fuera del agua, pegando con las aletas y la cola el mar de felicidad. En esos momentos quiero ser ballena!! Bueno pues íbamos camino de ir a hacer una inmersión cuando vimos a una mama y a su bebe como a 50 metros de la barca. Poco a poco nos acercamos hasta que mi compañera y yo saltamos al agua para verla de cerca. Bueno, yo salte unos minutos detrás suyo, a mi esto de tirarme al agua sin ver nada abajo ni arriba me da un poco de yuyu. Y cuando llegue a donde la ballena esta se había ido porque mi amiga se acerco demasiado a ella. Joo!!! Pero entonces empezamos la segunda inmersión, con dos mamas jorobadas y sus bebes a 200 metros nuestro. Una inmersión increíble, con peces enormes, tiburones por todos lados y entonces aparece un banco como de 200 peces grandes (como mis dos palmas de la mano abiertas juntas cada uno)que yo creo que no debían ni saber lo que es un humano y empiezan a rodearnos a los 3 que estábamos. Como un remolino que iba desde el fondo hasta casi la superficie nos van mirando todos los peces y nosotros, pues igual, con los ojos muy abiertos nos vamos mirando unos a otros alucinados y cuando poco a poco se empiezan a ir, noto que me tocan la mano, me giro y no me puedo creer lo que estoy viendo. 2 ballenas jorobadas!!!! Mama y bebe nadando como a 15 metros nuestro. Increíble!! Son enormeeeees y rápidamente solo podemos ver el blanco de sus aletas alejándose. Fueron unos segundos pero de estos que se hacen muy especiales y que no olvidas. Fue un momento, como dirían mis amigas de Plenitud Total!! Entonces el resto de la inmersión estuve pensando en la suerte que tenemos, estuve pensando en estos 8 meses que llevamos fuera y sobretodo, pensé que quiero dar las gracias a todos los que nos habéis impulsado y empujado a hacer este viaje sin pensarlo dos veces: la familia, los amigos, etc. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.
Curiosamente, hoy sería el cumpleaños de mi madre… y sé que gracias a ella este día ha sido de los más especiales de este viaje. Siento que nos acompaña en esta aventura. No solo el diving ha sido increíble, sino los delfines de la mañana, las 3 playas de arena blanca y solitarias en las que hemos estado, el cocodrilo que hemos visto y la puesta de sol que nos ha regalado el día de hoy han hecho que este sitio lo recordemos por siempre.
Al cabo de dos días después del éxito del primer diving decidi repetir la sesión. Esta vez volvimos a ver casi todos los animales anteriores excepto la Ballena Jorobada, pero como compensación vimos un banco precioso de mantas enanas (un poco menos de 1 metro!) o school como llaman aquí a los bancos, Electric Rays, wahoos, muchas tortugas verdes, angulas, snuppers, butterflys, truiggerfish, trevally bigeye y yo no lo vi, afortunadamente, pero un bull shark como de 2 metros nos paso nadando por encima.
Colgamos algunas fotos nuestras y de los compañeros de diving (del 1er dia que no son ni un 10% de lo espectacular que es esto) para que os sumerjáis por unos segundos bajo el agua con nosotros.
Faltan aun fotos de debajo del agua que en cuanto las tenga las cuelgo. Mientras tanto pinchad en la tortuguita y apareceran otras fotos!

Un beso a todos,

Uschi

19 sept. 2009

Playa de Muerto, Indígenas y tortugas

Después de dos semanas recorriendo el interior del Darien por la selva y sus ríos color chocolate, ahora nos vamos a Playa de Muerto, un poblado indígena del que poco sabemos, salvo que el lugar es muy bonito. La llegada fue alucinante ya que la entrada a la playa es bastante peligrosa. Hay que pasar entre unas rocas y surfear a la vez las grandes olas del pacifico que rompen en la playa. Así que la llegada suele ser a todo gas entre las olas para luego frenarte en la playa. Al llegar no recibieron algunos del pueblo y nos llevaron a la cabaña para los visitantes. Un pequeño palacete comparado con los otros lugares en que hemos dormido en el Darien. La cabaña tenia colchón, hamaca en rente de la playa y un baño con ducha! Era perfecta!
Después de dejar las mochilas tuvimos que ir a registrarnos al puesto de policía de la playa. Para poneros en situación, estamos a 4 horas por mar de la frontera con Colombia y al ladito de la selva que a su vez une ambos países y donde el narcotráfico se mueve entre las olas. Los polis enseguida te toman los datos y se acabaron convirtiendo en nuestros amigos y defensores, como veréis en un rato, de la particular guerra que Roberto y yo declaramos al pueblo. Y es que al cabo de unos minutos nos enteramos de que venían a diario tortugas a anidar a esta playa. La alegría que nos invadió al enterarnos fue inmensa, vamos a poder ver tortugas marinas poniendo huevitos!!! Aunque instantes más tarde nos avisaron de que el pueblo y los perros acaban cada mañana con todos los huevos puestos durante la noche. Algo penado por la ley, puesto que están en grave peligro de extinción, pero en estos rincones no hay ley que valga. Que bajón! Pero ahí empezó todo. Decidimos vigilar toda la noche las tortugas y disimular los nidos para que al día siguiente el pueblo y los perros no los encontraran. La primera noche fue increíble. Vinieron creo 3 tortugas de las cuales vimos 2. Es realmente impactante cuando ves la dedicación y empeño en hacer el nido. En total están como 40 minutos fuera del agua, algunas más incluso porque hacen un par de nidos en el suelo antes de poner los huevos de verdad. Cuando deciden hacer el nido empiezan a excavar a conciencia y con las patas traseras incluso cogen la arena como si fueran unas manos y tiran la tierra lejos. Cada rato las oyes respirar… impresiona mucho, ya que es el único ruido que emite el animal, son muy sigilosas. Otra cosa que impresiona son los ojos, ya que están llorando constantemente. En el pueblo cuenta la leyenda que lloran para transmitir compasión al que quiera matarlas, pero creo que no sirve de mucho. Cuando han cavado lo suficiente, empiezan a poner los huevos que son como pelotas de ping-pong. A continuación tapan el nido, lo disimulan como pueden y vuelven al mar. Ahora empieza nuestro trabajo, tapar el rastro y el nido. Parece algo fácil, pero el pueblo no es tonto y no se deja engañar fácilmente. La gente del pueblo se levanta entre las 5 y las 6 y empiezan a localizar los nidos así que nosotros madrugábamos con ellos para hacer de vigilantes. El nido que había a la vista de nuestra cabaña sobrevivió pero los que no podemos ver ni nosotros ni la policía desaparecen. No dejan ni un huevo de los 100 0 150 que pone la tortuga! Es indignante! Y no los comen por hambre, sino por placer. Y lo peor ocurre 2 playas mas allá, donde una mujer tiene a sus puercos sueltos y estos se los comen todos. Con Roberto comentamos hasta 30 agujeros (unos 5000 huevos saqueados). Es muy triste. Hemos hablado con todo el pueblo, le hemos explicado las consecuencias de comerse los huevos por activa y por pasiva, al alcalde, los niños, maestros, madres, abuelos, etc. Ellos nos escuchan pero… les entra por una oreja y les sale por la otra. Además antes solamente vivían 20 personas y ahora viven más de 100. A este ritmo en 10 anos no tienen ninguna tortuga. Ellos mismos dicen que hace 15 anos sabían a la playa más de 20 tortugas por noche, ahora en cambio solo 4 o 5 por noche. Y es que las tortugas ponen sus huevos en la misma playa en la que nacieron. Así pasamos 5 días, descansando, leyendo, vigilando nidos, paseando nadando, disfrutando de las puestas de sol y también enseñando y amenazando al pueblo. Por las noches, con los polis viendo las tortugas y disimulando sus huellas y nidos en la arena. En estos días estamos seguros de que por lo menos 6 nidos nadie los va a encontrar!! A parte de la gran decepción por el caso de las tortugas nos han tratado y cocinado mejor que en ningún otro lugar del Darien…
Nos llevamos un recuerdo muy especial de un francés, Armando, que descubrió este paraíso hace 35 años y ahora lleva un tiempo viviendo aquí. Nos traía cocos, naranjas, y nos enseno los alrededores y tuvimos conversaciones muy amenas.
Desde luego no olvidaremos nunca este lugar, por lo bueno y por lo malo. Al llegar a Panamá nos hemos puesto en contacto con 2 organizaciones que tienen programas de educación medioambiental y de protección a la fauna y flora y les hemos contado nuestra experiencia. Quizás ellos puedan hacer algo más que nosotros. Ya os contaremos!
No queremos que el caso de las tortugas “manche” el expediente de esta maravillosa comunidad indígena. Llevan cientos de años viviendo por estas tierras y tienen un respeto enorme por la naturaleza, por la selva, por sus tierras, árboles, plantas y un largo etc, y en parte gracias a ellos el Darien sigue siendo lo que es. La práctica de comer huevos es más o menos reciente, porque antes eran nómadas y hace tan solo 30 anos solo vivían 2 familias en esta playa. Ahora ya hay todo un pueblo instalado y el impacto es mucho mayor. Viven de la naturaleza, apenas contaminan y tienen costumbres que muchos deberíamos adoptar. Y lo peor de todo es que sus playas se llenan de plásticos y basuras que nosotros, tiramos al mar en nuestro mundo desarrollado. Creednos que es difícil y extraño pedirles y discutir con ellos para que cuiden a las tortugas cuando son ellos quienes están cuidando todo lo demás mientras nosotros, los occidentales, destruimos el planeta.
Nada más por hoy! Ahora estamos en la capital de nuevo, con Ana, Olivia, Dani y Benja, reponiendo fuerzas y organizando nuestra próxima aventura! Estamos pensando ir a bucear a un parque natural a ver tortugas y tiburones! Ya os contaremos!!! Esperamos vuestros comentarios ok??
Os dejamos las fotos aquí!
Un beso a todos! Cuidaros!
Uschi y Robert

18 sept. 2009

Sambu Rio Arriba!!!

Rio Sambu pertenece a la comarca indígena de los Embera. Desde donde estamos se puede navegar rio arriba durante 5 o 6 horas hasta llegar a la última de las 6 comunidades que están en el medio de la selva. Cuando uno tiene que desplazarse por agua tiene la opción de pagar el viaje especial (100$ aprox) pero nosotros intentamos evitar pagar esas cantidades preguntando a toooodo el pueblo cuales son los próximos viajes. Así nos enteramos de que una persona que nos dijeron que era una “autoridad del gobierno” tenía que subir a Jingurudo, una comunidad casi al final del rio y a cambio de 3 galones (12$) subimos con él en su piragua. Después de una parad y visita rápida a tigre (otra comunidad), navegamos durante 3 horas para llegar a nuestro destino. 3 horas de viaje increíbles rodeadas de una vegetación inmensa, con verde de todas las tonalidades, con árboles que sobresalen de la selva por su altura, más pájaros y aves de colores y tamaños infinitos y ninguna otra piragua. Allí enseguida conocimos a Héctor, que nos invito a dormir y a pasar unos días en su casa (cabaña). Héctor tiene 5 hijos y la mujer se fue con otro así que trabajo no le falta. Tiene plantaciones de arroz y café aunque no lo suficiente para alimentar a tantas bocas. Una vez más, nos toca dormir en el suelo de madera, sin colchón y sin nada, solo una sabana para evitar picaduras y una mosquitera. El primer día fue genial porque todo el pueblo celebro un congreso-reunión y eso os permitió estar todo el día jugando con los niños, tirándonos al rio, dejándonos llevar por la corriente, viendo culebras, intentando manejar las piraguas, haciendo saltos y el payaso a más no poder. Los niños estaban encantados con tantos juegos y con esos dos blanquitos que habían llegado desde tan lejos. Cada mañana aparecían los niños por la casa, preguntando qué haríamos ese día y si queríamos jugar con ellos.
Y así pasamos 3 días con ellos, jugando, leyendo, descansando, aprendiendo y empapándonos de sus costumbres y compartiendo una infinidad de momentos que no olvidaremos. Al cuarto día, queríamos volver a Sambu de nuevo para buscar el único teléfono disponible en un radio de 4 horas. No hay cobertura en ningún lugar ni posibilidades de comunicarse. Necesitábamos un teléfono para dar señales de vida en un día tan especial como el 8 de sept. (Felicidades papaaaaa!) . No fuimos capaces de encontrar a nadie que bajara, así que con las mochilas cerradas por si acaso nos fuimos al rio a bañarnos con los niños cuando de repente vimos un señor bajando a remo y con la ayuda de la corriente en una piragua llena de frutas. Negociamos con él y nos bajo a Sambu a cambio de dos galones. Qué suerte otra vez!!! De recuerdo no solo nos llevamos nuestros buenos momentos, también nos llevamos cientos de picaduras por todo el cuerpo de dos insectos uno llamado coloradilla (más pequeño que un poro de la piel) y de chitras (una pulga muy cabrona…). Han pasado 2 semanas y aun tenemos las picaduras por el cuerpo. Al llegar fuimos corriendo a la cabina de teléfonos y había una cola eterna para llamar así que decidimos ir a otro pueblo llamado Garachine que esta a media hora de chiva. Al llegar ya eran casi las 2 de la mañana en España, así que aunque no os lo creáis no pudimos llamar por teléfono. Encontramos un punto en el pueblo con la cobertura justa para enviar un sms. Aun quedan rincones así en el mundo… En Garachine no hay NADA. Por serte conocimos a la directora del colegio, que después de darle un poquito de pena, nos dejo entrar en la sala de ordenadores de la escuela y pudimos conectarnos a internet 8 minutos (ni uno más). El único lugar con acceso a internet en 15 días. En este pueblo de mala muerte estuvimos dos noches. Fue un infierno. No encontrábamos a nadie que nos llevara al siguiente destino. Cero movimiento. Y la verdad es que tuvimos un buen bajón. Por suerte decidimos aflojar la pasta y pagar los 60$ que nos costó el viaje a playa de muerto, otro paraíso todavía por descubrir.
Aqui van fotos que para mi gusto son increibles!!! Me encantan!
Esperamos haberos entretenido un ratillo!
Uschi y Robert

Al Corazón de la Selva, con un par…

Mogue es la comunidad más cercana al mar según nuestro mapa, y nosotros teníamos ganas de adentrarnos en la selva a visitar otras comunidades de esta misma tribu Seguimos improvisando en nuestro viaje y decidimos viajar hasta Sambu, para luego navegar rio arriba. Para ello podíamos ir en una piragua con motor pero los locales nos dijeron que se podía llegar andando selva a través a lo largo de dos días. Así que nos lanzamos a un treking al corazón de la selva. La primera etapa fue durísima. Anduvimos 18km selva a través con un indígena como guía que a ratos nos abría camino con el machete. Durante la noche anterior llovió bastante y el terreno estaba muy fangoso y resbaladizo y resulto bastante cansado con las mochilas y todo nuestro equipaje. Yo (rober) me caí 4 veces al suelo, tres de ellas sirvieron para reírnos, pero la otra, me caí de morros en un riachuelo y me di un golpe en la rodilla fuertísimo. No podía ni levantarme del dolor y para colmo se mojo la mochila! Tuvo que venir el guía a levantarme y a sacarme asustado del agua. La mochila aun pesaba más y todavía quedaba la mitad del camino… Más adelante, tuvimos que cruzar dos ríos con el agua color chocolate casi por la cintura. Yo tenía media cabeza pensando en las pirañas y cocodrilos (aunque en esta zona no hay) la otra mitad pensaba en proteger la cámara y la mochila del agua. A pesar de ser una excursión dura la disfrutamos muchísimo. Vimos menos animales porque al ir con tanto peso y con tanto barro uno solo mira al suelo, pero aun así vimos tucanes, aves, monos, y una serpiente llamada equis que es de las más peligrosas. Después de 18km y 7horas y media andando llegamos a otra comunidad indígena llamada Semaco donde nos dieron un suelo donde dormir (suelo de verdad) y un plato de arroz con plátano para reponer las fuerzas. Pasamos la tarde y la mañana del día siguiente, jugando con ninos, descansando y mentalizandonos para seguir por la selva, y volvimos a calzarnos las botas de barro, la mochila aun húmeda, los músculos doloridos, y nos pusimos rumbo a otra comunidad llamada La Chunga. Tardamos unas tres horitas en andar los casi 10Km, pero entre los dolores y las agujetas del día anterior se nos hicieron un poco largos. Tuvimos que volver a cruzar otro rio y atravesar una selva espesísima! Surte del guía y su machete (cuchillazo de más de un metro de largo afiladisisisisisimo) Nada más llegar a esta comunidad, nos dijimos que una piragua salía dirección a Sambu, y que era mejor ir en piragua ya que el camino estaba muy sucio de barro y fango así que a cambio de 2 galones de gasolina nos llevaron hasta Sambu y Puerto Indio. Para llegar recorrimos un rio precioso entre arboles y selva. Después de estar dentro de la selva, navegar por un rio tan salvaje te da una sensación de espacio y libertad increíble. El recorrido fue una maravilla. Un pueblecito es latino y el otro es indígena, separados por el Rio Sambu. Nosotros dormimos en una habitación de madera dentro de la única cafetería-bar del pueblo. Y así finaliza nuestra aventura por la selva, destrozados físicamente pero contentísimos por haberlo hecho y superado!
Os dejamos aquí unas fotos! No os perdáis nuestras caras de agotamiento y mi tortazo en el agua!
Seguimos incomunicados. Durante estos días no vemos teléfonos, ni cobertura ni nada de nada. Acojona un poco la verdad. El blog lo vamos escribiendo en papel para que cuando lleguemos a Panamá lo pasemos al ordenador. Aquí no hay nada de nada…
Besos a todos!
Uschi y Roberto

Mogue y la selva... Que selva!

El viaje para llegar a este pueblo es espectacular. Uno recorre como un delta muy grande, lleno de manglares, arboles inmensos y muchos pájaros para luego subir rio arriba totalmente boquiabierto. La entrada al pueblo fue con barro hasta las rodillas. La comunidad es como un oasis en medio de la selva tropical. Es una explanada de hierba y flores con cabañas elevadas y rodeada por la espesa selva. El pueblo tiene colegio, campo de futbol, baloncesto, un par de tiendecitas, un puesto de salud, una cabaña con tv y una cabaña para visitantes con tan solo una mesa y dos hamacas. En el habitan unas 300 personas de la tribu indígena embera.
Aquí nos hemos quedado 3 días. Dormimos en nuestra cabaña, sin puertas ni paredes, dentro de una tienda de campaña que nos prestaron que nos hizo de mosquitera y sobre unas finas esterillas. El sonido de la selva es sencillamente espectacular e indescriptible. No sabríamos como explicarlo pero parece que haya una fiesta constante ahí dentro. Nos organizan para que cada día hagamos las 3 comidas en una casa diferente, pagando 2$ por comida. Eso permite que cada casa pueda ganar un poquito de dinero y a nosotros nos permite ir conociendo a familias diferentes, de varias edades y con diferentes historias. Insistimos en el lujo de poder hablar el mismo idioma, porque las sobremesas que hacemos son eternas y muy interesantes. Comemos arroz, lentejas, plátano, pescado fresco, plátano frito, bananas, patacones. El arroz, las frutas y el café que tomamos lo cultivan ellos y todavía hoy siguen sin utilizar un solo fertilizante o pesticida. Todo es natural y tienen un respeto hacia la selva y hacia sus tierras increíble y eso se nota en la comida porque todo esta buenísimo (aunque poco variado).
Pocas horas después de llegar al poblado, el presidente de la comunidad nos pidió que asistiéramos a una reunión que iban a mantener con un ingles que tiene una fundación y que quiere presentarles unos proyectos teóricamente sostenibles y para el bien de la comunidad. Proyectos como plantar teka, cafetales, producción de miel, placas solares para los hogares, etc. Nos pidió que asistiéramos para hacer de traductores ingles-español porque la última vez que vino este hombre hubo algunos malentendidos y a pesar de las buenas intenciones el pueblo estaba rebotado con la fundación. Estuvimos como 2 horas de reunión, traduciendo y escuchando sus puntos de vista, tanto de la comunidad como de la fundación. No os podéis imagina todo lo que aprendimos en estas dos horas… resulto ser una tarde muy interesante.
Estuvimos hablando mucho rato con el ingles de la fundación y nos explico muchas cosas a cerca de todo lo que ocurre en estas zonas y nos puso al día de lo mal que viven algunos indígenas. Al oscurecer, el chico de la fundación tenía una sorpresa para los niños de la comunidad divertidísima. Saco ante el asombro de los niños dos maletines enormes con rotuladores y un fluorescente ultravioleta. Entonces empezó a pintar con unos rotuladores la cara de un niño pero los niños se reían porque no funcionaba el rotulador. Y de repente… Sorpresa!!! Enciende la lámpara violeta y se iluminan las pinturas!!! Los niños estaban fascinados! Con nuestra ayuda pudimos pintar a toooooodos los niños del pueblo. Algunos incluso se lavaban la cara para que les volviéramos a pintar. Fue genial! Hay varias fotos de este momento que han quedado muy chulas.
Pero el plato fuerte está por llegar. A este lugar vienen especialmente algunos fanáticos de los pájaros porque a unas 2,5 horas de caminata, se puede ver el águila harpía, que es un pájaro precioso en grave peligro de extinción y símbolo nacional de Panamá. Nos dijeron que hacía tiempo que no estaba el águila y que los turistas que venían se iban muy decepcionados, pero aun así pedimos que un guía nos llevase hasta allá. Teníamos muchas ganas de andar por la pura selva. Empezamos a caminar por los barrizales de la selva, al principio con cuidado para no mancharnos las botas pero al cabo de un par de kilómetros ya íbamos de barro hasta el culo. Al llegar a la zona del águila no vimos nada en el árbol, solo un nido muy grande en lo alto de un árbol inmenso. Después de unos minutos… “que es eso??” “ El que?? Donde??” “Uaaau, es el águila Harpia!!!” Ahí la teníamos, la madre de todas las águilas ante nuestros ojos!!! Pudimos verla!!! Después de intentar algunas fotos a lo lejos, decidimos volver a “casa”. Teníamos que recorrer de nuevo los 7km que anduvimos por la selva y barro. La ida fue tranquilita, pero la vuelta fue espectacular. Primero vimos unos monos pequeñitos que al oírnos se acercaron a curiosear, luego vimos una ranita tropical negra de putos amarillos, tucanes, aves, mariposas gigantes (como de 15cm!!). Íbamos caminados fascinados cuando oímos unos sonidos extraños a nuestras espaldas. Al girarnos vimos movimiento en el suelo pero no reconocimos al animal. Estaba tan solo a unos metros, justo en el sendero, y al acercarnos vimos que era una culebra grandecita grandecita… comiéndose a un sapo bastante grande. Si os fijáis en la foto no veréis la cabeza pero si se aprecia una patita del sapo estirada… Solo os digo que se me pusieron los huevos por corbata y notaba los latidos de mi corazón en la cabeza, pecho, manos y todo el cuerpo!! Seguimos de camino a casa y debo confesar que en ese momento ya deseaba estar en mi tranquila cabañita. Ya había visto todo y suficiente por hoy y todo de bien cerquita. Pues no!! Aun la selva tenía una sorpresita para nosotros, ya que de pronto, justo en un árbol delante nuestro había dos alacranes (escorpiones) mortales poniéndose ciegos de terminas. Un macho y una hembra. Ahí ya me temblaron hasta las uñas porque se acojono hasta nuestro guía!!! Así que mi pregunta fue.. “Cuanto faltaaaaa????” Teníamos como una risa tonta encima con un sentimiento como de incredulidad ante la inmensidad de lo salvaje. Al llegar al pueblecito, de nuevo contamos nuestras aventuras a los indígenas y se reían de nosotros a más no poder, pero por otro lado estaban muy contentos porque el águila arpía había vuelto. Pasadas unas horas, todo el pueblo sabía que el águila había vuelto al nido. Por nuestra parte, la selva se ha ganado TODO nuestro respeto.
Y así pasamos los días, conociendo a esta tribu fascinante, cultura, costumbres, artesanía, organización, vivencias… y todo esto en medio de una selva espectacular superando todo tipo de expectativas.
Besos todos y gracias por seguirnos!
Uschi y Robert

El Darien, no sabemos muy bien a donde vamos.

Hola a todos!! Despues de 20 dias sin internet, tenemos mucho que contar asi que volvemos a la carga con el blog! Gracias a todos los que nos habeis enviado comentarios y mails!! Prometemos varias aventuras en los proximos post!
A los que ya nos conocéis, sabéis que nos gusta la aventura y lo desconocido. Panama es un país cuyo turismo todavía no ha explotado, aunque si hay ciertas zonas concurridas. Lo más lejano y poco visitado de Panamá es la provincia del Darién, situada en el sur del País y fronteriza con Colombia. El Darién es zona de un gran alto valor ecológico ya que es una selva tropical muy estrecha que separa los dos océanos y los dos continentes con más de 10000 especies y plantes y 1500 clases de arboles. Después del Amazonas, dicen que el Darién es el segundo pulmón del mundo. Además en esta provincia están las dos comarcas indígenas donde viven las tribus wounaan y embera.
En esta ocasión, no hemos conocido a ningún viajero que haya pasado por aquí y tanto en internet como en la guía apenas hemos visto información, así que nos fuimos a la estación de autobuses sin saber muy bien a dónde íbamos. Lo que si sabíamos esta donde no se puede ir por la presencia de las guerrillas que controlan las fronteras y el narcotráfico, una de las razones por las que el turismo no llega. Una fama no merecida.
Empezamos nuestra aventura en un autobus de 6 horas que nos dejo en Santa Fe. Allí pudimos visitar a la primera comunidad wounaan, Puerto Lara. Estas tribus viven con un pie en el pasado y otro en el futuro. Por un lado viven en cabañas sin paredes ni puertas, sin electricidad y sin camas ni comodidades, pero por otro lado visten camisetas del barca, gorras nike y las mujeres telas “made in Japan”, aunque aun se puede ver algún indígena vestido como antaño. La gente es muy amable con nosotros. Enseguida te invitan a sus casas, a probar sus comidas y a sus fincas donde tienen plantaciones orgánicas de arroz, café, maíz y cana y algunas frutas. Hicimos nuestra primera caminta por la selva, nos tatuaron los cuerpos con 'jagua' y empezamos a conocer las costumbres indigenas. Todavía estamos en la puerta de entrada a la provincia así que decidimos adentrarnos un poco más. Para llegar a las zonas más remotas tuvimos primero que llegar hasta La Palma, primero en chiva (mini bus tipo furgo) y luego en panga (barquita a motor). La Palma es la capital de la provincia, un pueblo latino mezcla de mestizos e indígenas. El pueblecito solo tiene una calle con un puesto de internet cerrado y alguna tienda y mini mercado. Son casitas de madera no muy bonitas y en si el pueblo no tiene mucho. Aquí se respira un carácter latino, con cantinas y musiquita en varios rincones (bachata y ballenato). Nos alojamos 2 días en una pensión regentada por la maestra Guillermina, que nos hizo sentir como en casa. Después de 8 meses de viaje por Asia, ahora estamos encantados de poder comunicarnos en el mismo idioma que los locales, aunque confesamos que echamos de menos la excelente comida asiática, ya que aquí la dieta es a base de frituras, muchas guarradas y sobretodo muy poca variedad. Hay mucha obesidad, sobre todo entre las mujeres. Apenas comen verdura y fruta. Os parecerá mentira, pero no hemos visto tomates ni hortalizas ni frutas en casi 20 días de viaje.
Durante un paseíto por las afueras, nos encontramos una familia indígena que nos dejaron una mini piragua para dar un paseo a remo. Estábamos felices con nuestro juguetito. Nos parecía muy autentico remar en un tronquito tallado a mano y tan pequeñito. La alegría duro apenas unos segundos porque a segunda remada nos fuimos al agua vestidos, con el móvil nuevo de hace 4 días, ropa, cartera… Yo no sabía si reír o llorar. Las que sí se reían eran las indígenas, que no daban crédito de mi patosidad y torpeza. El móvil ya no resucito y con el perdimos todos los contactos de nuestros amigos panameños.
Aquí no hay infraestructuras, no hay carreteras, coches, motos, pero si hay selva, selva, mas selva, ríos y mar. Así que si uno se quiere mover y viajar tiene 3 opciones: alquilar una panga privada o viaje especial con un coste mínimo de 70$ por viaje; recorrer las distancias a pie y selva a través; o acoplarse a las pangas públicas que hay semanales donde se paga 10$ por persona. Nosotros queríamos llegar a Mogue, un pueblecito indígena en medio de la selva y de cara a un rio. Como caída del cielo, conocimos a Elisabeth, una guapa profesora de primaria (de las pocas con tipin del pueblo). Esto es lo bueno de viajar con tiempo, en países donde existe el tiempo. Nos pasamos toda la tarde charlando, escuchando música y viendo videos de sus fiestas panameñas. Al día siguiente nos íbamos e gratelo con un grupo de profesores en dirección a Mogue. Tenemos una flor en el culo…
Aqui os dejamos unas fotitos!!! Vereis los primeros indigenas, fauna y flora de la selva.
Besitos a todos!
Uschi y Robert

26 ago. 2009

Llegada a Panama y San Blas

Para llegar a Panamá, hemos necesitado volar en 3 aviones diferentes un total de 21 horas, pasando por New York y Aruba. Además, llegamos al aeropuerto de Delhi 15 horas antes de la salida del avión, por qué? Porque el avión salía a las 10.50 P.M. , no A.M. como dimos por sentado nosotros. Los del puesto de información del aeropuerto aun se ríen de la cara de panolis que se nos quedo cuando nos dijeron esto. Pero no hay mal que por bien no venga, nos pasamos 12 horas en la cafetería leyendo y conectados a Internet…
La llegada a N.York fue bastante chocante ya que venimos de un país donde se pasa hambre y donde la mayoría de los habitantes están muy delgados y de repente llegamos a USA, donde el más delgado no cabe en una silla estándar. El aeropuerto era un desfile de obesos, muchos con dificultades para caminar, haciendo cola para comprar una hamburguesa o patatas o similares en los varios fast food del aeropuerto a las 7 de la mañana. Desayunan autenticas barbaridades. Yo en el vuelo me acabé de leer un libro titulado “Un planeta de Gordos y Hambrientos” de Luis Sebastián (os lo recomiendo) y pude ver en menos de un día los más hambrientos y los más gordos del planeta. El libro ya me había calado hondo, pero después de vivir estos contrastes, aun más. Todavía hoy estoy un poco en shock.
Llegamos al aeropuerto de Panamá por la tarde y nos metimos en un bus para llegar al centro de la ciudad que nos dejó tirados en medio de la nada porque se estropeó, así que tuvimos que coger un taxi porque por lo visto la zona no era muy segura así que nos fuimos bien rapidito. Llegamos a nuestro primer hostal de mochileros de centro-América y enseguida nos dimos cuenta de que esto no es Asia. Los precios aquí son muchísimo más caros que en India y Nepal. Por dormir pagamos 24$ noche cuando en India pagábamos unos 5$ por noche. Es más barato que Europa, pero mucho más caro que Asia. Así que habrá que apretarse el cinturón si queremos comer turrón en Navidad.
Después de dos noches en el hostal, nos pusimos en contacto con Dani y Ana, unos amigos de otros amigos que nos han acogido en su casa y nos han cuidado de lujo. Hemos estado 3 noches en su casa y hemos podido visitar Panamá con mucha tranquilidad. La ciudad en si tiene bien poquito para mi gusto, aunque dicen que es la mejor capital de centro-América. Nos gusto especialmente el casco antiguo y el Canal de Panamá. No nos imaginábamos que el canal fuera una obra tan grandiosa y tan importante. Pronto celebraran su centenario y ahora están empezando una pedazo de ampliación. Lo mejor de estos 3 días ha sido estar con Dani, Ana, Olivia, Joaquín y Benja. A pesar de habernos conocido aquí, nos hemos sentido como en casa. Cosas como hacer un aperitivo en la piscinita, un gin-tonic antes de cenar, una buena sobremesa y comida casera, hacen que por momentos vuelvas a Casa. Son detalles que cuando viajas se te olvidan y que cuando vuelves a vivirlos te das cuenta de lo bien que se vive en ‘casa’…
Todavía con un poco de jetlag, nos hemos ido a pasar unos días a las islas de San Blas. Este pequeño paraíso está situado en la región costera caribeña de los indígenas KunaYala y cuentan con un archipiélago de casi 400 islitas paradisíacas. Para llegar, hemos ido en un 4x4 cruzando selva y un rio enorme. Muy autentico!!! Para mayor aventura pinchamos una rueda y mientras la arreglaban, oímos los ruidos de la selva, tucanes y arañas enormes para alegría de Ursula. Luego hemos cogido una barquita para llegar a nuestra islita. Hemos dormido en Isla Carti, que es una micro isla donde vive una comunidad indígena de unas 500 personas y desde ahí hemos visitado varias islas y playitas como Isla Perro, Isla Iguana e Isla Anzuelo. Los dos primeros días hemos compartido islas con 3 viajer@s catalanes y una pareja de valencia y el último día nos quedamos solos y nos dejaron en una isla enanana, enterita para nosotros solos. BRUTAL. Agua cristalina, playita de arena finita, palmeritas, cocos, un par de gafas para bucear, un libro, uschi y yo. El único problema es que nos quedamos sin crema solar y la tienda más cercana esta a 3 horas así que nos hemos refugiado siempre en la sombra de las palmeritas, vigilando que no nos aplastara un coco camicace.
Los indígenas de esta zona tienen bastante autonomía política. A pesar de ser una región más de Panamá, tienen sus propias leyes y poderes y están muy bien organizados. Las mujeres todavía visten sus trajes típicos, igual que hace cientos de años y la mayoría no hablan español. Viven en cabañas de bambú y palmera, duermen en hamacas y se alimentan básicamente de pescado y frutas, aunque ya se empieza a ver la influencia occidental en sus costumbres. Hablando con uno de ellos, nos explicó que la mayoría de indígenas no quieren que llegue el turismo a sus islas, aunque parece que ya no hay vuelta atrás, porque están empezando a explotar la zona y hemos podido leer a cerca de varios proyectos que están en marcha para fomentar el turismo.
Mañana nos iremos a la región de Darien, a explorar la selva y su Parque Natural y seguramente pasemos por allí una semanita. Al parecer es una zona poco turística por su poca infraestructura pero con rincones únicos en el mundo y con animales y bichos de todo tipo, incluso más variedad que en el Amazonas. Ya os contaremos!!
Os dejamos AQUI algunas fotitos de estos días!
A ver si nos escribís un poquito y nos contáis también vuestras vacaciones que últimamente nos tenéis abandonados (se nota que es agosto….)
Besos fuertes ‘mi amooool’
Uschi y Robert

16 ago. 2009

Bhutan en familia, un doble lujo.

Dejamos atrás Nepal con el corazón encogido, pero felices por las grandes experiencias y sobre todo por estar en familia por unos días. En solo 2 horas de vuelo te plantas de Bhutan. Pero la llegada merece unas líneas. Cuando quedaban 10 minutos para aterrizar, nos asomamos los 4 por la ventana y solo se ven montañas y arboles. Parece Suiza! Roberto y yo estamos boquiabiertos, donde está la superpoblación de sus países vecinos India, China, Nepal? Luego viene lo mejor de todo. El avión baja y baja para ir siguiendo el recorrido de un rio por un valle, pero a media altura de las montanas. Así que a derecha e izquierda tenemos montañas y pequeños pueblecitos. Bufff, que angustia! Pasamos muy cerca de los laterales de las montanas... Entonces Claudio se acuerda de que este es uno de los aeropuertos más difíciles del mundo. El ya ha aterrizado aquí con el Flight-simulator nos comenta fascinado!!! Que impresión!! El aterrizaje fue increíble, una experiencia para no olvidar.

En Bhutan, para nuestra sorpresa todos los hombres van igual vestidos con el traje tradicional (es obligatorio para trabajar) que es como una bata de andar por casa, con calcetines por las rodillas y zapatos. Si ZAPATOS, otra cosa casi impensable en India o Nepal donde todo el mundo lleva chanclas o bambas... A mi me recuerdan a los caballeros de las películas. Las mujeres van con una falda larga y como una torerita. Mirar las fotos, sobre todo la de Claudio con el traje tradicional... jaja! El ataque de risa de Laly lo dice todo!!!

En todo el país casi no se ve ni un papel en el suelo... los coches están todos impecables, en buen estado y no hay nada de tráfico. Yo no me lo podía creer!! Sin querer te pones a buscar por las esquinas alguna muestra de que no es real.. Después de 7 meses entre países muy muy sucios, caóticos, muy pobres y dejados esto no nos parecía posible. En cambio a Laly y Claudio les parece normal... jeje!

Como habréis visto en el post anterior Bhutan es totalmente budista y sobretodo hemos visitado monasterios y hecho amiguitos monjitos. Después de nuestro casi mes en un Monasterio en Kopan... Bhutan ha sido ya la guindilla del budismo y hemos podido contarles a los Papis bastantes de las cosillas que se ven en los monasterios: los Budas, algunas pinturas y su filosofía.

A parte de monasterios hay que destacar los Hoteles, nosotros estábamos alucinados, probablemente los recepcionistas también por las pintas de tirados de Roberto y yo... jejeje! Después de nuestros cuchitriles cutrillos, hemos dormido en buenas camas, duchas gustosas. Pensad que venimos de hostales y antros donde el papel de wáter lo pagas a parte (si hay) y donde o te llevas toalla o te secas con los calzoncillos… Además hemos comido genial (desayunos continentales y postres deliciosos en sustitución del arroz para desayunar comer y cenar). Vamos, que hemos vuelto de Bhutan con la piel más suave que nunca y quizás unos kilitos de mas!!!

Hemos conocido el animal típico butanés, Takin y visto el deporte nacional del país, TIRO AL ARCO!!! Si si... además esta súper de moda, los ves practicando por todos lados, incluso a ambos lados de nuestro camino a pie para llegar a un monasterio! que yuyu!

Pero lo mejor de todo ha sido poder visitar este país en familia... Nos lo hemos pasado muy bien. Nos hemos reído con las pinturas de las casas, hemos alucinado con los bosques prácticamente vírgenes de este país, las flores, sudado mucho para llegar a algunos monasterios a los que solo se llega a pie, nos hemos reído con el picante para unos suave y para otros insoportable, etc. Laly se ha hecho una foto con casi todos los niños de Bhutan a los que no tardaba en abrazarles y mimarles... jeje!

En definitiva es un país perfecto para recargar las pilas y disfrutar de su paz antes de volver al caos y suciedad de la India donde hemos pasado las 2 últimas semanas en ASIA.

Unas fotitos del viaje

Besossssss

Bhutan, un país especial

Dicen que Bhutan, proviene del sanscrito ‘Bhotant’ que significa ‘fin de Tibet’ pero históricamente los butaneses llaman a su país Druk Yul ‘tierra del dragón trueno’.

Para los que no sepáis donde esta, está situado al este de los Himalayas entre la India y Tibet (China). El país es tan grande como Suiza y no llega a tener ni 1 Millón de habitantes!! Parece increíble, sabiendo que está entre dos de los países más poblados del mundo, verdad?

Los principales valores de la cultura butanesa se pueden resumir en tres: felicidad, igualdad de género y preservación medioambiental. Los planes de desarrollo del país se fundamentan en 4 pilares: buen gobierno, preservación cultural, conservación del medioambiente y desarrollo socioeconómico equitativo.

La filosofía budista define la felicidad como un bienestar que brota de la unión física y espiritual. Así pues, el primer objetivo de la actividad económica es en Bhutan intensificar el bienestar humano, no sólo la adquisición de bienes materiales. La persecución de riquezas materiales y no materiales confluye en los Planes de Desarrollo bajo la etiqueta d Gross National Happiness. Este desarrollo de tipo más humanista explica porque al principio de su desarrollo, los objetivos del gobierno se han dirigido hacia la población mediante mejoras en la sanidad y la educación, más que en la industrialización o en la diversificación de la economía para generar más riqueza.

Sin embargo, Bután no es un paraíso y sufre las penurias típicas de una economía de subsistencia, como agua no potable, baja esperanza de vida, alta mortalidad infantil, entre otros aspectos. Los planes de desarrollo tienen en el turismo una importante fuente de ingresos. No obstante, el miedo a la contaminación cultural mediante el contacto entre turistas y población ha llevado al gobierno a un férreo control a través de la agencia de turismo estatal, la única existente. La Bhutan Tourism Corporation supervisa el número de visitantes por año, las rutas, el alojamiento, el contacto con la población rural, la duración del viaje (de 7 a 8 días), etc. Para el gobierno el turismo y el contacto con la cultura occidental ha provocado consecuencias negativas, especialmente entre los jóvenes: consumo de drogas, infravaloración por el trabajo y pérdida de respeto hacia otros valores sociales y de la comunidad.

Tras esta breve introducción, ahora os contaremos nuestras aventurillas butanesas.

Un beso a toooooodos,

Ursula & Roberto

Sensaciones de Nepal, por Paaapppa and Maaammma

Roberto y Uschi nos han pedido que escribiéramos nuestras sensaciones después de la visita que les hicimos en Nepal. Lo vamos a intentar aunque no lo vamos a decir todo. Hay sensaciones que no se pueden explicar y hay pensamientos que sólo compartiremos con ellos.
Nuestra llegada a Nepal fue muy emocionante. Te pasas un buen rato rellenando papeles e intentando acceder a tus maletas y salir del aeropuerto que nos pareció eterno. Hay por lo menos tres funcionarios (auténticos ellos) para cada control y sólo uno trabaja. Los demás miran. Después de más de seis meses sin verlos no nos merecíamos la eternidad del papeleo.
Allí estaban. Esperando pacientemente. Mucho más delgados pero con una cara de felicidad que no les habíamos visto nunca. Os podéis imaginar el largo abrazo de los cuatro juntos con el poli que nos pedía que circuláramos.
Una vez acomodados en el mini bus (si se le puede llamar así) que nos vino a buscar nos dirigimos al Monasterio de Kopan donde habían reservado dos habitaciones para pasar la primera noche. El trayecto hasta el Monasterio fue dantesco. Coches, motos, ciclomotores, vacas y toda clase de animales a miles y en la carretera. Se avanzaba a paso de tortuga y con el dedo del chofer continuamente tocando la bocina. Katmandou es un auténtico caos!!!
Vimos los street children y la gran miseria que hay en las “grandes” ciudades por estos barrios.
El Monasterio sin embargo, es un remanso de paz. Todo impecable y limpio y, sobre todo, EL SILENCIO. Entendemos que a este par les guste lo de los retiros en los Monasterios. Después de ver lo que hay fuera, esto es un auténtico refugio. Es evidente que esto se consigue con reglas muy básicas: “No sex, no steal, no drugs & no alcohol”. Conclusión: Laly durmió con Uschi y Claudio con Roberto. No queríamos escandalizar a los monjes. En el precio de la habitación están incluidos : el desayuno (te, porridge, tortitas, mermelada y el peanut butter que volvía loca a Uschi), la comida a base de arroz, puré de lentejas, verduras etc. y la cena muy parecida a la comida. No sabemos lo que costó porqué nos invitaron Uschi y Roberto. Un lujo.
A la mañana siguiente, nos vinieron a buscar desde el pueblo donde han vivido estos últimos meses. Una mini furgoneta que a los cien metros tuvo la primera avería.

Después de haber desmontado medio coche (sacando el sillon del conductor) y de varios intentos con el motor de arranque echando humo, conseguimos ponernos otra vez en ruta camino de Baktapur. Dejamos las maletas en el coche que siguió hasta Nagarkot. Visita a la ciudad con un calor asfixiante.A Claudio le picó una especie de avispa roja. Como consecuencia de la picadura se le hinchó la cara y se le puso papada de Buda. Todos se reían del pobre Claudio.
Acabada la visita, nos fuimos a la “estación de autobuses” para coger el que nos llevaría a Nagarkot. Nos compramos unos MOMOS que son una especie de raviolis rellenos de verduras y especies increíblemente buenos. Nos pusimos las botas de MOMOS en el autobús y nos acomodamos como pudimos El viaje hasta Nagarkot con el autobús lleno hasta los topes (gente de pié y más gente en el techo) fue toda una odisea. El timbre de parada consiste en dar tres golpes en la carrocería y el de arranque dos golpes. La gente sube y baja del techo con una facilidad pasmosa. Unos 20 Km. en estas condiciones, sin poderte casi mover, fueron una experiencia inolvidable. Todo por el módico precio de 10 céntimos de Euro por persona. Casi el mismo precio que el billete de autobús en una ciudad europea!!!!!!
Por fin en Nagarkot!!!!
Aquí han vivido unos tres o cuatro meses. Si os metéis en Google Earth veréis el tamaño del pueblo. Diez casas o diez tiendas o restaurantes. Una calle que lo atraviesa.
Gran recibimiento.
Roberto y Uschi habían estado unos días fuera y nosotros éramos el acontecimiento del día. Llegaban Pápa y Máma de Uschi Miss y Roberto Sir. Conocimos a medio pueblo. Todos encantados de vernos. Lo primero que hicimos fue sentarnos en el Restaurante de una de las hermanas de la Directora del Colegio: Jesu o Yesu. Es el que veis en la foto. Suelo de tierra, dos mesas alargadas, fogones en un lado y otro y el lavadero de platos en el suelo. Os tenemos que confesar que nuestro primer pensamiento fue: aquí no comemos.
Pues sí que comimos. Y muy bien. Cantidades enormes de arroz con verduras y el famoso puré de lentejas todo adobado con especias. Nos dieron una cuchara. Uschi y Roberto comieron como lo hacen allí: CON LAS MANOS. Eso os tenemos que confesar que todavía, sólo con pensarlo, nos impresiona mucho. Para un occidental, ver comer con las manos nos parece una marranada. Supongo que con el tiempo o simplemente por necesidad, lo acabas haciendo. Nosotros no lo hicimos.
Después de comer nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores. El entorno de Nagarkot es precioso. Caminos entre bosques y unas vistas sensacionales de los valles que rodean el pueblo. Conseguimos ver uno de los picos de los Himalaya entre las nubes. Estábamos en plenos Monzones y durante este tiempo la visibilidad es muy mala.
Vuelta al pueblo. Compramos los ingredientes de la cena (aqui se compra a diario, ya que no hay despensas, neveras, microondas…etc) y nos volvimos a sentar en el “restaurant” de Yesu. Cuando salimos, la oscuridad era total. No había luz en el pueblo. De allí y con la ayuda de la linterna de un mecheros (sí, los mecheros en Nepal tienen una pequeña linterna) nos fuimos al hotel que nos habían reservado los amigos de Uschi y Roberto. Una caminata de unos 35 minutos.
Pensábamos que dormir a 2400 metros nos costaría un poco. Sin embargo caímos redondos en la cama y nos despertamos al día siguiente nuevos. El silencio durante la noche era absoluto. Una maravilla.
A la mañana siguiente nos fuimos a ver el Colegio pero primero nos invitaron a desayunar: arroz dulce con verduras. Claudio estaba bloqueado. No pudo probar bocado. El arroz, que le apasiona, le había cerrado el esófago. Gran preocupación de nuestras anfitrionas: “pápa is not feeling good” y su papada (acordaros de la picadura de la avispa) aumentaba por momentos. Acabado el desayuno nos fuimos al cole. Supongo que habéis leído el blog y habréis visto varias fotos del cole. Es un edificio de tres plantas. En la planta baja y el primer piso están las aulas. En el primer piso están la cocina y la habitación de la Directora. Uschi y Roberto habían dormido en la cocina. Nosotros no entendemos cómo habían podido vivir en semejantes condiciones. Dormir en una habitación donde se cocina, sin ventanas a la calle y sin posibilidad de aeración son adecuadas para algún animal pero no para dos seres humanos. Saludamos a los alumnos/as, a los profes, a las gallinas que pululan por dentro de las aulas y nos dimos cuenta de lo mucho que esos niños querían a Uschi y Roberto. Los trataban con mucho respeto pero con mucho cariño.
ERA DIA DE EXAMENES. Los dejamos con sus profes y nos fuimos a dar una vuelta. Regresamos hacia las tres de la tarde y nos tenían preparada una fiesta de despedida. Habían confeccionado una sábana firmada por todos alumnos. Nos regalaron flores y como podréis imaginar, a todos se nos escapó alguna lagrimita. Visitamos el cole y vimos las aulas pintadas por ellos con los dibujos, mapamundis que hicieron durante su estancia.

Más tarde la Directora nos invitó a tomar el té en sus aposentos. Sacamos el Manchego y el Queso Emmental, la Nocilla y los picos que habíamos traído para la parejita. Se pusieron y nos pusimos las botas. Una vez acabado el aperitivo nos fuimos a acompañar a los dos niños que se habían quedado. Roberto les había prometido que iríamos a visitar sus casas. Desde el cole hasta casa de uno y después del otro nos llevó más de una hora. Los niños viven en casa aisladas y tienen que recorrer distancias enormes. El desnivel entre el colegio y la casa de Shanti, la niña que vivía más lejos era de casi 400 metros. En las dos casas nos recibieron magníficamente. Para ellos es un honor que alguien los visite e inmediatamente te ofrecen té y comida. Las casas son pequeñas y en ellas conviven varios familiares. Es muy interesante ver como viven.
Otra hora o más de regreso. Llegamos agotados.
Por la noche fuimos a cenar a casa de Baba. Recordáis el personaje que se ocupa de los Street Children? Ese es Baba. Un ex Sherpa que le falta una pierna porque en una expedición sufrió congelaciones importantes y se la tuvieron que amputar. Es todo un personaje. Una gran persona que se dedica a los demás con una Fundación de un Irlandés. Gran amigo de Roberto y Uschi y gran cocinero. Quiso organizar una cena de despedida en su casa y nos invitó a todos. Fue un gran día y a la pareja les esperaba un nuevo día mucho más agotador.
Despedida de Nagarkot
Nos levantamos pronto y nos fuimos andando al Restaurante de Yesu. Estaban todas y todos los amigos del pueblo. Unos más tristes que otros. Desayunamos todos juntos. Té, tortitas (no recuerdo como se llaman) y un plato a base de verdura y especias que a las 8 de la mañana entran que da miedo.
Nos dimos cuenta de lo mucho que les querían. Abrazos, Namastés y hacia Katmandu con el corazón encogido. Allí han dejado una buena simiente y siempre tendrán unos amigos incondicionales. Lo que han hecho en estos últimos meses quedará grabado en las mentes de todos. Para nosotros ha sido una experiencia única e inolvidable.
El resto del viaje os lo contarán ellos.
Adjuntamos un link a algunas fotos aunque nos faltan mas de Claudio y Laly.
Un beso veraniego a todos!!