22 abr. 2010

Gracias Cartagena!!!

¡Hola y adiós Cartagena! ¿Cómo es posible que el tiempo pase tan rápido?
Después de más de dos meses viviendo en esta maravillosa ciudad, lo único que podemos decir a toda Cartagena a través del blog es GRACIAS.
Gracias por recibirnos con los brazos abiertos desde antes de que llegáramos. Gracias por confiar en nosotros y darnos responsabilidades en las fundaciones donde hemos podido colaborar y aprender y compartir tantas cosas. Gracias a todos los que nos habéis enseñado los rincones más escondidos de la ciudad: los lugares más pobres, los más ricos, los más culturales, los más marchosos, los más marginados, los más soñadores y un largo etc. Aunque reconozco que todavía hoy no asimilo tanto contraste como el que hemos vivido estos dos meses creo que hemos podido disfrutar y saborear cada vivencia que nos habéis regalado. GRACIAS.
Es difícil expresar a veces todo lo que uno siente. Hoy aún más porque en este caso son sensaciones nuevas. Son sentimientos que cuestan identificar, así que ponerles palabras y darles sentido en un blog me resulta casi imposible. Antes de empezar este viaje, miro atrás e intento buscar 2 meses consecutivos en mi vida que me hayan aportado tanto y no los encuentro. Con esto no quiero restarle importancia a mi pasado, ya que sin él no hubiese llegado hasta aquí, pero sí me ayuda a explicar lo que quiero decir. Parece mentira que en tan solo dos meses quepan tantas experiencias, tantas personas, tanto cariño, tanto aprendizaje y conocimiento, tantas sensaciones nuevas, TANTA VIDA! No sé muy bien lo que es, pero algo estamos haciendo mal en el “mundo occidental” que no funciona. Tenemos siempre tanta prisa que 24 horas en un día no son suficientes, que semanas de 7 días se hacen cortas y que nos pilla el toro sistemáticamente. Nuestra excusa para todo es “no tengo tiempo para más” y siempre lo decimos con cierta insatisfacción porque curiosamente lo que hemos dejado de hacer es lo que más nos apetecía o hemos dejado de lado temas personales importantes. Una de dos, o tenemos demasiadas obligaciones o somos unos pésimos administradores de nuestro tiempo (o una mezcla de ambas). La verdad es que una de las razones que me aterra de volver a Barcelona es volver a ese ritmo frenético. Cartagena es una ciudad costeña y como tal, su ritmo es caribeño. Las cosas van despacio porque sí. Cualquiera que venga con mentalidad occidental aquí se vuelve majareta. Yo desde luego, no estoy hecho para este ritmo, pero sí me ha enseñado a tomarme las cosas con más calma, con TIEMPO, y no os imagináis la cantidad de nuevos puntos de vista que uno obtiene de la cosas cuando hace las cosas con tiempo. Tengo millones de ejemplos, pero os pondré uno cortito. Un día laboral en Cartagena empezaba a trabajar a las 8. Podría despertarme a las 7:30, ducharme corriendo, salir de casa y coger una mototaxi y plantarme en la oficina en 10 minutos. Pues NO. Me levantaba como a las 6, desayunaba sentado en la mesa de casa, hacía una corta meditación de 20 minutos con uschi, leíamos la prensa por internet y bajaba a la calle donde me tomaba un zumo de naranja de medio litro charlando con el vendedor, muy tranquilo. Luego iba andando a la parada de autobús y luego 20 minutos hasta la oficina. Os aseguro que en el autobús han nacido la mitad de las ideas que llevé a cabo en la fundación y todo esto porque tengo TIEMPO. Cuando llegaba a la oficina ya había vivido 2 horas!!
Imagino que todo esto que os cuento a muchos os sonará a chino, y diréis “claro, es que no tiene hijos” o “en Cartagena y en una fundación, todos tendríamos tiempo!” “Claro, como no tiene otra cosa que hacer que rascarse la barriga…” “ así cualquiera, en Cartagena no hay atascos!!”. Creedme que ninguna de esas excusas me convencería. He currado jornadas bastante largas con el 100% de mi compromiso, sin faltar ni un día, me he comido buenos atascos, hemos tenido una vida social bastante ajetreada, pero a pesar de todo casi siempre sacaba TIEMPO para lo más importante. Y si lo más importante funcionaba, todo lo demás rodaba solito! No sé qué será, ni cuál será la fórmula, pero han sido dos meses en Cartagena llenos de vida y de experiencias, llenos de sentido y de felicidad. Creedme que voy a pensar en esto y si saco conclusiones las compartiré con vosotros. Por lo pronto me vienen dos cosas a la cabeza: la primera es que tendemos a llenar nuestro tiempo con acciones, obligaciones y compromisos que carecen de sentido; y la segunda es que hacer cosas sabiendo que tienen una fecha final más o menos cercana hace que aproveches mucho más los días y sepas decir NO a todo aquello que no te interesa. Una va ligada con la otra. Prometo darle vueltas a todo esto y compartir conclusiones con vosotros.
Bueno lectores, tenemos que deciros que nuestra experiencia por el mundo está llegando a su final. Desde hace 5 días dejamos las fundaciones y nos despedimos de Cartagena para conocer un poco más este país y la idea es llegar en mayo a Barcelona. Hemos vuelto al mochileo y a la vida del viajero!! Vamos a intentar aprovechar al máximo esta recta final y a exprimirla a tope! Me gustaría que nos pusieráis algunos comentarios en el blog y que EXIJÁIS a uschi que vuelva a escribir, porque tiene abandonado al blog y a sus lectores y yo sé muy bien que sus artículos os encantan! Así que os invito a que os quejéis y además tendréis mi apoyo!
Ya tenemos ganas de contaros cositas nuevas de Colombia!!!
Aquí van unas fotitos de Cartagena.
Un abrazo enorme a todos nuestros lectores y GRACIAS POR VUESTRO TIEMPO
Uschi y Roberto

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Jo Robert, que emotivo este post!!!! Tienes tanta razón con este ritmo frenético del que hablas...me he sentido identificada al 100%%!!! Ursxhi..vuélve a escribir!! los lectores te echamos de menos!!!!!!!!!!!!muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! a disfrutar de lo poquito que os quedaaaa!!muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
neus

Anónimo dijo...

Experimentar esta lluvia de nuevas experiencias, sentimientos es genial...aunque sé por experiencia que la vuelta a Europa tambien es otro camino.... Ahora os queda por conciliar lo de aqui y los allis (india, Bolivia, colombia, nepal, etc). os prometo que es un camino genial, pq valorarais aun mas lo esencial, la amistad verdadera, la familia, el amor, etc... Son valores que ya teniais antes de ir os,pero las vais a acentuar de manera super positiva.
El riesgo unico, es de tener aun mas dificil de encajar la tonteria, la sobrebia, la mala fe de algunos.... Y por mala suerte, el mundo seguira asi, y hay que encajarlo. Y perso, creo que vuestro aprendizaje e la meditacion os va a ayudar un monton...
Disfrutar de momento sin pensar que dentro un mes estais de vuelta....solo DISFRUTAR.
Os quiero un mogollon, y cuidaros. mil besos. MG

Claudio dijo...

Me ha encantado leer lo que has escrito. No son grandes novedades para mí, puesto que ya habíamos comentado muchas veces por escrito y por teléfono vuestras vivencias en Cartagena. Tienes toda la razón en cuanto a que no sabemos controlar nuestro tiempo. Vivimos en un mundo lleno de prisas superfluas, de un corre que llego tarde y de una vida muchas veces sin ningún sentido.
Suerte que el mundo está lleno de personas como vosotros y durante estos días he tenido unos cuantos ejemplos: médicos que se van a África a operar cataratas y ojos maltrechos, personas que ayudan a salir a los muy pobres de esa situación y un largo etcétera. Personas con las que hablas que rezuman felicidad, que cuando te cuentan las cosas les brillan los ojos, que son entusiastas y que sólo tienen “prisa” para volver y retomar lo que estaban haciendo.
Gracias a los dos por ser como sois.
Os quiere un montón
Papi

PD Uschi, añoro tus escritos en el blog. Le dan un toque femenino que me encanta

Patri dijo...

No se muy bien lo q escribiros. Se me acumulan los posts profundos de rober q aprovecho a leer en el ave y q hacen o q pase el viaje reflexionando o en en alguno anterior medio llorando. Es cierto q el haberos alejado de la rutina ayuda mucho. Ademas vosotros llevabais en madrid un ritmo q vamos...imposible seguiros!! Alejarte te ayuda a ver las cosas con perspectiva y lo q estais haciendo creo q ayuda a valorar lo q es realmente importante en la vida y a priorizar las cosas. De todas formas creo q no es necesario irse tan lejos para darse cuenta de esas cosas. Aunque a un nivel distinto, a mi hay ciertas experiencias de
los ultimos años y decisiones q he tenido q tomar q han hecho q me diera cuenta de muchas cosas: lo q considero
importante, lo q quiero hacer en la vida, lo q quiero o no
sacrificar para conseguirlo... Volviendo a un post en el q
escribiste sobre la meditacion, aunq yo no lo hago ni se si
podria, estas experiencias me han ayudado a reflexionar
sobre muchas cosas. Supongo q no ss lo mismo, pero
dentro de las limitaciones de cada uno creo que es algo q
podemos hacer todos: pararte un momento de vez en
cuando y pensar sobre las cosas.

Uschi estamos enfadadisimos contigo q nos tienes
abandonados! Rober menos mal q tu nos cuentas vuestras
aventuras!

A disfrutar de la ultima parte del viaje!!

Besitos

Aida Hernández Rúa dijo...

Siempre es bueno saber cómo nos ven y sienten quienes nos visitan. Me ha gustado la manera como relatas lo que compartieron con nosotros en la Fundación. Nos dejaron una enseñanza enorme. Sin duda nos esforzamos por ser mejores y entregar los mejores resultados, pero todo depende de cómo percibimos la vida definitivamente y si la disfrutamos en realidad. Buena por esa rutina del jugo de naranja!!. Voy a compartir con los compañeros de trabajo el blog de ustedes, los incluiré en la base de datos para que también sepan de nosotros.
Buen viaje y feliz regreso a Casa!

Anaid's dijo...

Hola Ursula y Robert... como estam?? Me encanta leer su blog, es muy instructivo y divertido. Los extraño muchisiisisimooo, los llevo en mi corazon a pesar de ultimos pequeños problemitas, pero siempre estaran ahi en mi♥♥♥♥ Besos y abrazos y tambn a George!!!

Cristian dijo...

Nunca he podido ir a Colombia, por ello me gustaría tener la posibilidad en un futuro de Viajar a
Cartagena
ya que me llegaron muy buenos comentarios de dicha ciudad y sobre todo de sus playas